Josefina Vázquez: Experimenté soledad y abandono como candidata a la presidencia de la República


Carlos Valdez Ramírez.-

Contrario a lo que pudiera pensarse, en la búsqueda por la presidencia de la República experimenté la soledad y el abandono, pero también el compañerismo, el afecto y la amistad. En mi caso decidí quedarme con la gratitud y afecto de quienes me acompañaron sin duda, ni titubeo esa campaña, tuvimos momentos de gran adversidad, aún así, conseguimos 13 millones de votos en las urnas.

Fueron muchos factores los que influyeron para que Josefina Vázquez Mota no ganara la contienda constitucional, “la batalla más difícil después de la campaña fue conmigo misma, para no aceptar una vida de amargura, de rencor, de odios, de venganzas, a ratos me daba la tentación de hacer declaraciones o reclamarle a alguien, tuve que doblegarme frente a mí misma, para no cargar resentimientos, porque amo profundamente la vida, creo en Dios, tengo fe y la mayor bendición, que es mi familia, mi esposo, mis hijas”

Dijo enfática Josefina Vázquez Mota, a pregunta expresa en visita de cortesía a EL NOTICIERO DE COLIMA, durante su estancia en Colima. Abundó que ha dispuesto a su instituto político su experiencia y espera ser un factor de unidad, “jamás he pensado en separarme de la política, le decía hace un rato a Enrique (Michel), no importa todo lo que nos ha pasado, aquí estás tú, y aquí estoy yo, a ratos tomamos un poco nuestra distancia, pero aquí estamos, lo que nos tiene aquí se llama México y nuestro profundo amor por esta tierra”.

Se le cuestionó si fue el divisionismo panista quien la vez pasada no le dio la oportunidad de haber logrado la presidencia. Respondió enfática, fue mucho más complejo, primero quiero a título personal asumir mis aciertos, mis equivocaciones, pero también  quiero decir que aprendí muchas lecciones de la campaña que he tratado de transmitirlas a los candidatos y candidatas y a mi propio partido.

Tengo afectos con muchos liderazgos del partido –dijo- y una enorme gratitud por aquellos que llamamos los “panistas de a pie”, esos que no aparecen en los medios de comunicación, pero que nunca se han rendido. Aquellos que me acompañaron en la contienda interna, que me permitieron ganar ese 5 de febrero en 25 estados de la república en una contienda que fue muy cerrada y que fue un enorme desafío”.

Destacó que siempre ha tratado de ser un factor de unidad para su partido, no de división, “he construir vínculos institucionales, pero también de respeto y afecto con toda clase de liderazgos. No cuestiono a los grupos, pero reconozco que algo que nos ha castigado muy severamente la ciudadanía en algunos estados, es cuando no hemos sido capaces de redimir nuestras diferencias internas o cuando ha habido confrontación entre los grupos del PAN, es algo que nos ha costado muy caro frente a los ciudadanos”.

Vázquez Mota, abundó que en su candidatura tuvo que invertir en algunos estados buena parte de su tiempo en reconciliar a los grupos y parte de estas lecciones es que esta no debe ser la tarea de un candidato o candidata, “esa es una labor del partido, tener esa generosidad y esta voluntad. Debo reconocer que yo venía saliendo de una campaña interna y mis contendientes, uno ya tenía 12 años prácticamente trabajando para la candidatura y el otro 6 años; nosotros ya no tuvimos el tiempo para reconstruir y hacer un equipo más sólido”.

Creo que las contiendas internas son parte de la democracia, pero cuando son tan cerca de las campañas constitucionales tampoco ayudan suficiente. Necesitamos ir listos a una campaña, llegar con fuerza, con unidad  y preparados.

Siempre me cuestionaban si

México estaba preparado para

ser gobernado por una  Mujer

La ex candidata a la presidencia de la República reveló que durante toda su campaña la acompañó una pregunta, si México estaba preparado para que lo gobernara una mujer, nunca escuché que se lo cuestionaran a algún hombre, a ninguno de los contendientes; también deseo que en el caso de que otra mujer sea la candidata, no importa de qué partido sea, que nunca le acompañe esa pregunta, dijo.

Aseveró que de entrada, es una pregunta que descalifica, “fue una duda que me acompañó desde Tijuana hasta Yucatán, todos los días de mi campaña era cuestionada, espero que esta no sea una pregunta que vuelva a acompañar nunca a ninguna mujer”.

Si alguien llega a hacer ese cuestionamiento a una mujer, no debe aceptarlo –destacó-, porque es tanto como preguntarle si está preparada para ser jefa de familia, nunca nadie nos lo ha preguntado y sin embargo lo somos, hemos demostrado que podemos sacar al país adelante y a nuestras familias, o preguntarle al país si está preparado para una mujer enfermera, o para una mujer doctora”.

Para finalizar, recordó que durante su campaña tuvo una reunión con más de cuarenta personas, entre ellos empresarios, gobernadores, diputados, etc., donde sirvieron una copa de vino de mesa, “al día siguiente la única foto publicada era la mía, en el momento en que tomaba esa copa que todos habíamos tomado y le llamé al director del periódico para conocer el por qué en lugar de salir 40 la única que salió fui yo y me respondió que porque era la única mujer en esa mesa, es algo que debemos resolver mejor como ciudadanía”. Concluyó.