La Panga


“CAIDA DEL SATELITE,

UN ACCIDENTE, NO

UNA RESPONSABILIDAD

QUE PUEDA ETIQUETARSE”

 

Mayahuel Hurtado

 

Mucho se ha dicho en los últimos días de la caída del satélite mexicano, situación que el Partido Acción Nacional (PAN) aprovechó para manejar el tema en los medios informativos, a través de los desplegados en los periódicos más importantes de todo el país y usando dicha información como lo fue el caso del satélite “Centenario”, para vincular en el estado de Colima al candidato de la coalición PRI-Pvem-Panal, José Ignacio Peralta Sánchez, quien se desempeñó como subsecretario de Comunicaciones en la SCT y dejó este cargo el 30 de enero de 2015 para asumir su candidatura; hasta ese momento, como trabajador de la dependencia federal, no se le requirió para responsabilizarlos acerca de ningún tema o faltante en la SCT.

La realidad es una, la caída de dicho satélite forma parte de los riesgos de la ingeniería satelital, de los accidentes propios de la implementación de dicha tecnología. En su momento, el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa fue el responsable de la ejecución, compras y procedimientos para la operación de dicho proyecto, en la pretensión de que México estuviera a la vanguardia de las telecomunicaciones, como parte del desarrollo proyectado en su sexenio; es decir, el ex mandatario fue quien puso en marcha el proyecto Mexsat y contrató a la firma Boeing Satellite Systems.

El proyecto Mexsat es una red de comunicaciones que utiliza tres satélites, dos sitios en tierra, sistemas operativos de red asociados y terminales de usuario; que desarrollaría en tres fases el proceso satelital, iniciando operaciones de la siguiente manera:

El satélite Mexsat 3 Bicentenario es el encargado de proporcionar servicios de telecomunicaciones fijas.

El satélite Mexsat 1 Centenario estaba programado para producir comunicaciones móviles para el Estado, particularmente para las fuerzas armadas.

El satélite Mexsat 2 Morelos III funcionaría para atender las demandas de cobertura, pensando a futuro.

Pero faltó que el desplegado del PAN explicara en primer lugar que se trataba de un accidente, que no costaría ni un peso a los mexicanos e incluyera las declaraciones de la subsecretaria de Comunicaciones y Transportes, Mónica Aspe Bernal, y del director de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), Francisco Javier Mendieta Jiménez, en donde citaré textualmente el mensaje emitido a los periodistas Ciro Gómez Leyva y Adela Micha:

Mónica Aspe (SCT): “Los servicios que iba a proporcionar están garantizados con el próximo lanzamiento del Morelos III, planeado para el próximo 22 de octubre, desde Cabo Cañaveral, Florida. El Morelos III iba a ser un respaldo de Centenario, en vez de volverse el respaldo se vuelve el principal, por lo que ahora tendrán que trabajar en cuál será el respaldo de Morelos III”.

Nadie pierde sus servicios, simplemente se retrasa la llegada de los que nos brindaría Centenario y destacó que la industria satelital es de alto riesgo, “el International Launch Services (ILS) tenía un buen record, llevaba 400 lanzamientos exitosos y de pronto empezó 2013 y 2014 a tener una serie de fallas y al Centenario le pasó lo mismo que a otros cuatro que viajaron en el protón en años anteriores”, detalló.

Por su parte, Francisco J. Bernal (AEM) expresó que “en la tercera etapa del lanzamiento hubo una falla en el cohete ruso Protón-M y estalló junto con el satélite mexicano. Hay dos cuestiones favorables en todo este asunto, uno es que no ha pérdidas financieras, porque incluso no se pagará ni el deducible del seguro; dos, que el satélite Morelos III será lanzado el próximo mes de octubre y será el que cumpla con las funciones que tenía asignadas el Centenario”.

Detalló que este satélite estaba destinado a complementar las actividades que realizará el Centenario ya que la demanda de conectividad va en aumento. Explicó que el hecho de hacer el lanzamiento con una compañía rusa obedece a que esta fue producto de una licitación abierta y transparente, donde resultó que la empresa tenía un muy buen historial y manejaba un costo muy conveniente.

Queridos lectores, buscar culpables de un hecho que es un accidente o un riesgo de la ingeniería satelital no va a abonarle nada a la mejora del estado de Colima, el ex presidente Felipe Calderón fue quien eligió realizar el proyecto para un beneficio, pero el manejo que el PAN le dio al tema, nos deja en claro que la prioridad de Acción Nacional en Colima es a toda costa perjudicar al candidato del PRI-Pvem-Panal, José Ignacio Peralta Sánchez, y confirma lo que expresé ayer en este espacio: “El PAN quiere jugar con la inteligencia de los colimenses, aparte, nos deja al descubierto que aún emplearán más artimañas con tintes electorales, como ocurrió con el tema del satélite, que obedece a situaciones ajenas a una persona en específico, que no es responsabilidad ni del ex presidente Calderón ni de ‘Nacho’ Peralta”.

La versión es muy diferente a como lo quisieron hacer ver desde el PAN a los ciudadanos a través de su desplegado. Pero también, en la defensa de su candidato, nos envía el mensaje de que aún hay más guerra sucia, a pocos días que se celebre la elección el siete de junio y que no importa de dónde y a costa de qué, pero manejarán los temas para llevar agua a su molino.