La Panga


Mayahuel Hurtado.-

BUENAS TARDES, SEÑORA DEMOCRACIA…

Lo dijimos en este espacio más de una vez, lo sostuvimos en los días más críticos, durante y después de la elección, nos mantuvimos enérgicos en defender el voto de los colimenses, y en definitiva, la verdad es una: Las sumas finales que fueron verificadas por cientos de ciudadanos y representantes de todos los partidos políticos dieron el veredicto final y José Ignacio Peralta Sánchez, candidato de la coalición PRI-Pvem-Panal, gana la elección a gobernador del estado de Colima por 506 votos.

Fue una campaña limpia, de propuestas, en las que por primera vez en la historia de nuestro país se celebran elecciones en las que un margen del .17%, que significa para Colima menos de un millar de votos, determinan la victoria electoral para un candidato que refrenda la posición del PRI tras 86 años de gobernar Colima y ahora con el aval del Pvem y Panal.

Pero existen diversos factores para reconocerle a “Nacho” Peralta:

Fue capaz de crear las condiciones para conformar una estructura ciudadana que demostró contundencia el día de la elección.

Tuvo la sagacidad de avanzar en el tema de las propuestas y de visitar un mayor número de lugares de nuestro estado, sin rebasar el tope de gastos.

Pudo consolidarse como un ícono entre los jóvenes, con quienes hizo doble click. El primero fue en redes sociales y el segundo en el deporte; históricamente, ningún candidato había corrido una carrera, jugado futbol o voleibol playero, y lo que a los jóvenes de la zona costera les fascina, el surf.

Mostró que a pesar de los endebles liderazgos sindicales en todo el estado, salió adelante e hizo que salieran a votar por un partido, o por la coalición que representaba; pues dejó muy en claro en cada discurso que su proyecto estaba pensado para todos.

Tuvo el tiempo de atender a sus seguidores en redes sociales, en donde agradecía muestras de apoyo y solidaridad de 47 mil 650 personas que diariamente daban likes y compartían contenidos en Facebook, Twitter e Instagram; convirtiéndose, todos ellos, en promotores potenciales del voto de “Nacho” Peralta.

Pese a las traiciones del PRI, parte de la estructura del Pvem y el evidente caso catastrófico de Nueva Alianza, gana con la voluntad ciudadana 119 mil 427 votos; hechos que comprueban que no hubo acarreos, sino voluntades expresadas en las urnas el domingo siete de junio.

Tuvo la virtud de no caer en provocaciones y con su discurso, hacer una invitación a fortalecer la armonía y paz social en el estado. Aprobó el tres de tres que consiste en presentar la declaración patrimonial, el antidoping y se mostró dispuesto a realizar la prueba del polígrafo.

Ignacio Peralta, aunque haya sido por 500 votos, demostró que las ideas y las propuestas, están por encima de los espectáculos artísticos, y eventos recreativos masivos. Con ello se comprueba la tesis de que mil espectáculos no hacen una idea.

Con su triunfo, el candidato del PRI-Pvem-Panal tiene en sus manos el prototipo de futuro que quieren los colimenses: Nuevos modelos de producción, nuevos esquemas de enseñanza en las escuelas y, sobre todo, mayor seguridad, más empleos y un manejo más transparente de los dineros públicos, fue lo que la gente le pidió a gritos durante la campaña.

José Ignacio Peralta Sánchez fue, en la práctica, un candidato independiente. En el PRI hubo muchos que los traicionaron; los votos corporativos de los sindicatos no funcionaron, el voto de Nueva Alianza no se reflejó en las urnas. En pocas palabras, “Nacho” Peralta llega libre de compromisos con las mafias políticas, pero eso sí, muy comprometido con los ciudadanos sin partido y militancia política que anhelan un Colima mejor.

Por eso, José Ignacio Peralta, ayer por la tarde le tocó por tercera vez la puerta a la señora Democracia, quien se encontraba atareada contando votos, se escuchó claro y fuerte Toc… Toc… Toc… Toc…: ¿Quién es? -respondieron-

-Buenas tardes, señora Democracia, soy José Ignacio Peralta Sánchez, ¿ahora sí me puede atender?

-Por supuesto, pase usted, señor Peralta Sánchez, permítame felicitarlo, su triunfo es contundente, pasó por varias revisiones y aquí tiene su constancia de mayoría como lo marca la ley. Gana la elección por 506 votos.

-Gracias, señora; muchas gracias.

– ¿Y qué hará ahora que tome posesión, señor Ignacio Peralta?

– Señora, haré un Colima más próspero, más seguro y saludable, una entidad donde la legalidad sea la carta de presentación.

-Le deseo suerte, no es una tarea fácil.

-Estoy listo para este nuevo compromiso, un compromiso único, para trabajar por los colimenses, por todos los colimenses, por los que votaron y por los que no votaron por mí. El pasado ya no existe, hoy es el nuevo futuro y hoy estoy listo para este gran reto.