La Panga


Mayahuel Hurtado.-

OTRA MUERTE POR FEMINICIDIO

Otra mujer asesinada, cuando se dirigía a su trabajo, sin imaginar que sería su última caminata, sin pensar en el tema de la muerte a sus 25 años de edad, simplemente le arrancaron la vida. Recibió un impacto de bala a plena luz del día, los testigos dicen que el feminicida tripulaba un automóvil y que ni siquiera tuvo que bajar de él para matarla.

Me indigna el hecho de que en nuestro estado a cualquier mujer se le pueda someter a cualquier tipo de violencia y culminar en el peldaño negro del feminicidio que hoy activa en automático a miles de listones naranjas; es decir, miles de mujeres en el estado que sufren algún tipo de violencia.

parece que al Instituto Nacional de la Mujeres (Inmujeres) no le importa nuestra entidad, quizá por su extensión territorial, su cantidad de habitantes, su idiosincrasia; pero simplemente para la instancia nacional de protección para la mujer, Colima no requiere tener una Alerta de Género; por lo menos, eso arrojó su dictamen.

Recordemos que ya se solicitó en diciembre de 2014 y fue el titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (Cedh), Lic. Roberto Chapula de la Mora, apoyado por los organismos en el estado de protección para la mujer, quienes alzaron la voz y comenzaron a realizar las acciones jurídicas correspondientes, debido a que en nuestro estado el tema del feminicidio iba en aumento.

Recordemos también que en octubre de 2014 se sufrió una reversa en el tema de protección a la mujer y se redujo la pena máxima de 70 a 50 años por feminicidio, pues tal parece que la seguridad de la mujer colimense depende en gran medida de una alineación de leyes que aplica para todo el país, independientemente que presenten feminicidios o no.

Actualmente se habla de nuevas leyes y protocolos para la protección de la mujer, y hasta el momento han fallado, seguimos teniendo denuncias de violencia en las mesas del Ministerio Público y las noticias nos dejan fríos con los casos de violencia. Simplemente algo no está funcionando bien señores, ¡ya basta de permitir que las mujeres sean privadas de la vida con tal crueldad y sadismo en algunos casos e indiferencia, en otros!

Cristina Michaus, guionista y cineasta, realizó el documental de las “Muertas de Juárez”, mismo que le dio la vuelta al mundo, en él se aprecia la crudeza del caso y la omisión de las autoridades. Cuando la entrevisté me dio un dato que quedó grabado en mi memoria: “Por cada mujer que se atreve a denunciar, existen por lo menos 400 que jamás lo harán”.

Analicé cada palabra y considero que en Colima aún queda mucho por hacer en el tema de la defensa a nuestro género, esperemos no convertirnos en una versión de Juárez y tener que salir a buscar a nuestras mujeres.

Para ello me permito citar una entrevista que le realicé al Lic. Eduardo Solís Cerna, quien me expresó lo siguiente el pasado mes de noviembre:

“La reciente publicación de la reducción de 70 a 50 años por el delito de feminicidio en el estado de Colima generó mucho revuelo; pero la realidad es que Colima no hizo más que alinearse a la condena por feminicidio establecida en la Constitución Federal en México, la cual establece que es de 50 años.

“Señaló que en el año 2011 el Congreso aprobó la modificación de aumentar la penalidad de este delito a 70 años; sin embargo, añadió que fue a principios de octubre que de nueva cuenta el Congreso del Estado publicó un nuevo código penal, pero ajustándose a la cuestión de los juicios orales y tuvo a su vez que alinearse tanto a la Constitución Federal, como al nuevo Código de Procedimientos Nacional, documento que establece que la penalidad máxima por feminicidio es de 50 años (…).

“‘Lo importante no es hablar de una pena máxima, sino que realmente se aplicara la ley y se sancionaran este tipo de conductas, que se sabe que ha ido en aumento la comisión de este tipo de delitos del 2012 al 2013 y de nada sirve que se tengan penalidades máximas si nuestras autoridades no persiguen o investigan estos delitos’, puntualizó.

“Indicó que se habla mucho de que no hay la cultura de la denuncia, pero cabría el espacio para hacernos la pregunta ¿por qué la gente no denuncia? pues el sentir de la mayoría de la población es ‘que no pasa nada’, debido a que la mayoría de la población considera que no se investiga, ni se procesa a los autores de estos delitos; es por ese motivo que se debe buscar que la autoridad si cumpla con la investigación y la impartición de la justicia, dijo al concluir”.

Coincido totalmente con el jurista, ¿por qué la mujer no denuncia?, ¿por qué siguen ocurriendo feminicidios?, ¿por qué no se persiguen o investigan éstos delitos? y ¿por qué la gente dice que no pasa nada?

Sencillo, porque lamentablemente, en las mesas del Ministerio Público nos encontramos con personal poco sensible a la denuncia de la mujer, con personal inepto para hacer un dictamen psicológico, con procedimientos de los empleados que no le abonan confianza a la dependencia.

Las leyes existen, pero depende mucho de quienes las apliquen y en el tema de la violencia contra la mujer, vaya que guardo testimonios personales, que corroboran el dicho del licenciado Eduardo Solís.

La diputada Gina Rocha anunció buscarán revirar el dictamen que realizó Inmujeres, me solidarizo con ella, con los organismos de la mujer y con todas y cada una de las mujeres que hemos sido víctimas de violencia. No estamos solas, pero unidas, saldremos adelante y cambiaremos la historia de ser color a naranja, a color de rosa.