La Panga


Mayahuel Hurtado.-

La frase “pobre del pobre que al cielo no va, lo joden aquí y lo joden allá” la utilizaba mi bisabuelo, quien toda su vida se dedicó al campo y al ganado. La gente que todos los días trabaja obteniendo de la tierra el peso que lleva para su casa, sabe perfectamente que el trabajo sobra, pero el dinero, muchas ocasiones, no es suficiente, lo mismo ocurre con ramaderos y comerciantes de playa. Reflexiono y digo, cuánta razón tenía Don Tomás, y haré un breve recuento de realidades sociales que siempre le pegan más al que menos tiene.

¿Quiénes fueron los evacuados de las zonas cercanas al volcán? Suchitlán, Palo Alto, La Nogalera, La Yerbauena, Nueva Yerbabuena, La Barranquita, El Remudadero, Colomos, Laguna Seca, Agosto y Cofradía de Suchitlán; atendiendo a alrededor de 961 familias y de las cuales en su gran mayoría son de condiciones humildes. A éstas simplemente no les quedó de otra, tuvieron que dejar sus pertenencias y sus hogares para quedarse en un albergue, porque saben que una erupción volcánica es un riesgo constante. Son personas que viven de sus cultivos y para ellos el campo es su vida.

El dólar, por las nubes, cada día a la alza, con esta crisis económica, ¿quiénes considera usted que serán los más azotados por los efectos? Respuesta correcta, los más humildes, los que están en condiciones de pobreza y extrema pobreza, pero también un porcentaje muy significativo de aquellos que su salarios son bajos. Sin embargo, a los que actualmente el tema les representa un dolor de cabeza es a los empresarios que generan miles de empleos. El tema económico global hoy en día sacudió a todos y el dólar nos grita que alcanzó los 16.33 pesos.