Las frivolidades de #LochoEnElMundo


Las pasadas elecciones dejaron muchos damnificados políticos, pero fue notorio que el partido que más sufrió los estragos de esta derrota fue Movimiento Ciudadano, el cual quedó prácticamente barrido del panorama político electoral local. Su principal líder, “Locho” Morán y principal responsable de esta lamentable extinción, quien venía de ser presidente municipal capitalino y que se jactaba de un indiscutible triunfo electoral, sufrió un revés tan contundente que no tuvo más remedio que inclinar la cabeza y aceptarlo.

Hasta aquí esa actitud habría sido de una dignidad plausible sí, además, hubiera sido acompañada de una reestructuración de su partido, una planeación de cara a lo porvenir y una postura crítica con respecto al nuevo régimen que se instauraría en nuestra entidad, lo cual iba a servir como necesario contrapeso con el fin de construir el mejor de los gobiernos para la sociedad de Colima.

Esto era lo mínimo que pudiera esperarse de alguien que no fue sólo candidato a gobernador, sino también alcalde municipal en dos ocasiones, diputado federal y líder estatal de un partido político (como lo es Movimiento Ciudadano) que había conseguido hacerse en las elecciones previas a las pasadas de las alcaldías de dos de los más importantes municipios del Estado: El de Colima capital y el de Villa de Álvarez. Habría sido una consecuencia natural presenciar a un “Locho” Morán participando activamente en calidad de político experimentado y de larga trayectoria en el debate público, sobre todo ahora que Colima atraviesa por una situación difícil en muchos ámbitos que requiere del activismo comprometido de líderes con cierta o importante ascendencia social. Lamentablemente y también incomprensiblemente, “Locho” Morán tomó una de las decisiones más absurdas que he visto en los políticos locales: Decidió convertirse en una especie de youtuber tropical y empezar a subir a sus redes sociales videos frívolos en los que habla de actividades y recreaciones que, peor aún, sólo están reservadas para la clase privilegiada y que se siente chic.

“Locho” Morán tal vez ha creído o le hicieron creer que si a Samuel García y a su youtuber mujer les funcionaron esas frivolidades para convertirse en gobernadores de Nuevo León, a él por qué no habría de funcionarle también, pero lo que no sabe es que el hecho de que escribas como Gabriel García Márquez, te vayas a vivir a Aracataca, te cases con una mujer que también se llame como la mujer de García Márquez, etc., no te convierte en García Márquez sino en una copia maltrecha del mismo. En una caricatura, pues.

Causa desencanto, por tanto, que esa confianza que generaba “Locho” Morán de un político honesto, serio, voluntarioso, entregado a la causa pública, que en algún momento recibió lauros por haber hecho un primera gestión municipal loable, etc., se haya convertido en apenas un despojo de todo aquello y no, en cambio, haya avanzado un poco más en la demostración de que, con cargo político o sin él, él seguiría siendo un verdadero hombre de estado en toda la extensión de la palabra, y no ahora un youtubero dedicado a mostrarnos una vida propia de las revistas de farándula y del periodismo del corazón.

Tal vez por todo esto que ha aflorado en él y que tenía escondido en alguna parte de su cuerpo es que nunca ha tenido la oportunidad de dirigir las riendas de todo nuestro estado, y tal vez por eso la anterior administración municipal no superó ni las mínimas expectativas de la población.

Yo conmino a él y a otros políticos como él a que cambien el rumbo y se entreguen  a las causas más importantes del Estado, en donde realmente se les necesita y no haciendo videítos en donde hacen pública su vida privada y luego terminan enojados porque uno critica su vida privada públicamente. Ya estuvo bueno de bromas.