Localizan a hija y mamá


La Policía Investigadora logró localizar en la población de Armería a Brenda Yulissa Alvarez Alegría, de 18 años de edad y en Tecomán a su madre María del Carmen Alegría Guzmán; ambas habían sido reportadas como no localizadas ante la Agencia del Ministerio Público.

Como se informó de manera oportuna con base en declaraciones que obran en la indagatoria, Brenda Yulissa se ausentó de su casa por propia voluntad, debido a los problemas que tiene con su madre y durante los últimos seis días estuvo con personas conocidas en distintos domicilios de la población de Armería, donde fue encontrada la mañana de este jueves.

Cabe mencionar que debido a lo anterior, la señora María del Carmen fue víctima de un intento de extorsión telefónica, toda vez que mediante engaños fue alejada de su domicilio luego de recibir una llamada en la que un sujeto le dijo que tenía a su hija Brenda Yulissa y que tenía que ir por ella a la ciudad de Tecomán.

La señora María del Carmen fue localizada en una tienda departamental de esa ciudad a donde llegó por indicaciones de la persona que llamó a su teléfono celular desde un número telefónico con clave lada de Altamira, Tamaulipas, mismo que de acuerdo a los registros de esta dependencia, ya ha sido utilizado en otros intentos de extorsión.

Cabe destacar que tanto la madre como la hija se encuentran en perfectas condiciones y nunca fueron privadas de su libertad, sino que se ausentaron de su domicilio por las razones antes expuestas.

Por todo lo anterior la Procuraduría General de Justicia exhorta a la población a tomar las medidas preventivas para evitar ser víctimas de este tipo delincuentes, cuyo modus operandi consiste en contactar por teléfono a sus víctimas y mediante amenazas y engaños obtienen información de familiares, obligando a la persona a mantenerse en la línea y refugiarse en un lugar donde no pueda ser vista ni localizada; regularmente en hoteles, panteones, salas de espera de hospitales, etc.

En la mayoría de las ocasiones, mediante amenazas los delincuentes obligan a su víctima a comprar otro teléfono celular para comunicarse con él y le piden que apague el que trae, con el fin de evitar el contacto con la familia.

Mientras la víctima se encuentra oculta, psicológicamente sometida y con su teléfono apagado, los extorsionadores hacen uso de la información obtenida para contactarse con la familia, a la que hacen creer que tiene a la primera víctima secuestrada y solicitar depósitos o transferencias bancarias a cambio de su liberación.

Por lo tanto, para evitar ser víctima de extorsión la Procuraduría de Justicia te recomienda que al momento de recibir una llamada de este tipo, evites proporciones cualquier tipo de información, cuelgues de inmediato y busques por todos los medios posibles hacer contacto con el familiar que según los delincuentes se encuentra secuestrado, así como ponerte en contacto con las autoridades a través de los números de emergencia 066 ó 089.