Los aplausos

Sofía Valdez González. | Foto: Especial


Hay gente que nunca te va aplaudir aunque por dentro estén impresionados.

Los aplausos tienen nombre y apellido sin faltar la intención de ovación. Cuidarse de los aplausos y estar alertas es muy necesario, ya que trazan intenciones positivas o negativas, los aplausos de familiares, amigos, políticos y de pareja no siempre van acompañados de intenciones positivas o de corazón muchas veces van con nombre y apellido como los bien intencionados para hacer acuerdos con fines comunes, otros con nombre y apellido de envidia con fines de estropear metas y sueños trazados hablándonos bonito, pero al final nos van secando las intenciones cuando nos encontramos distraídos y es cuando nos damos cuenta que hay que estar despiertos para cualquier eventualidad poner plan B, dejarnos distraer nos lleva a reconocer quiénes aplauden tu meta y triunfos mal intencionados.

Reconociendo y entender que por unos somos amados y por otros odiados, pero el problema no es de nosotros sino de quienes manejan esas emociones, ya que las mismas están conectadas para bien o para mal los aplausos llenos de aceptación con un verdadero cariño y amistad, de igual manera observando plenamente los que no nos aceptan y nos meten el pie constantemente por  ser eficiente, inteligente, persuasivo, positivo, alegre, feliz, constante, eficaz y sobre todo gente de bien con valores a flor de piel agradeciendo cada instante de cada día. Detrás de los aplausos muchas veces hay gente entregada, comprometida hacer el bien sembrando, cada día la semilla del trabajo en colegiado para bien común y social.

Podemos  sembrar con una semilla con fines positivos y decir que lo sembremos aunque otros lo hayan regado, su crecimiento dio la oportunidad para un bien común, es motivo para aplaudir con verdadera ovación.

Tarde o temprano llegarán los aplausos con motivos a trascender y a seguir cumpliendo sueños dando cabida plena a oportunidades para bien nuestra y de otros. No dejar de aplaudir a otros y a nosotros mismos e impresionarnos positivamente para lograr ser cada día mejores con finales de proyectos y metas felices. Saludos.