Los cilindros de gas lp, bombas caseras de tiempo

Tanques de Gas LP | Foto: Especial

Problema social desde el momento en que existen cientos, quizás miles de viviendas, que tienen cilindros de gas en mal estado

La siguiente historia se presenta todos los días en cientos de domicilios de Colima, Villa de Álvarez, Tecomán, Manzanillo, Comala, Cuauhtémoc, Armería, Ixtlahuacán, Coquimatlán y Minatitlán. Un ciudadano llama por teléfono a cualquiera de las empresas que se encargan de distribuir el gas doméstico. La empleada de la empresa gasera afirma que “en este momento hay escasez, pero en cuanto haya oportunidad le surtiremos su pedido”.

Pasan dos, tres, cinco días, hasta una semana. Y cuando por fin los “gaseros” llegan a surtir el cilindro, los parroquianos se encuentran con la novedad de que los empleados de las gaseras les dicen, sin ningún pudor, sin ninguna vergüenza: “Lo sentimos señor, señora, pero no le podemos cambiar el cilindro ya que se encuentra en pésimas condiciones. Si usted observa el cilindro por la parte de abajo, ya se encuentra carcomido, ya se tira el gas. Nos vamos a llevar el tanque y cuando lleguen los nuevos cilindros, que no sabemos cuándo, pues aquí se lo traemos. Por de mientras le vamos a dejar un vale para que usted tenga la certeza de que fuimos nosotros los que nos llevamos el tanque de gas”.

Esta historia se repite cientos, miles de veces. En poder de “Punto (.) Rojo” están varios “vales” que han sido entregados por los empleados de las gaseras, como garantía por el cilindro de gas que se llevaron porque ya se encuentran en pésimas condiciones, por lo que viene una pregunta brutal, violenta, devastadora: ¿No hay ninguna dependencia que sea capaz de regular este tipo de anomalías?, ¿en dónde están los inspectores de la Procuraduría Federal del Consumidor?, ¿por qué se están tolerando tantos abusos?

Pero el tema se convierte en un problema social desde el momento en que existen cientos, quizás miles de viviendas, que tienen cilindros de gas en mal estado. Lo más saludable sería que el Sistema Estatal de Protección Civil realizara una investigación a fondo y si hay tanques de gas en mal estado, hacer las recomendaciones necesarias para que sean retirados del mercado.

Insistimos en que se cuentan por decenas los números de casos en los que los tanques de gas doméstico han sido retirados de las viviendas con el argumento de que “se encuentran en mal estado y tienen fugas”.

El tema del gas doméstico en las urbes de Colima ya no pasa sólo por la escasez, ahora es más delicado, se acredita que en las casas habitación se encuentran cilindros en mal estado, lo que representa, de acuerdo con los expertos, un serio peligro, pues los ciudadanos tienen el riesgo de una intoxicación por inhalación del gas o, en el caso más extremo, una explosión.

Pero mientras son peras o son manzanas, alguna autoridad debe tomar cartas en el asunto. Ojalá no vayan a actuar después de ahogado el niño. O preguntamos, ¿a los cuántos años deben las empresas repartidoras de gas cambiar los cilindros domiciliarios? Parece que este tema dará mucho de qué hablar. Pero bueno, como siempre tenemos que insistir en la tesis de que eso, sólo parece.