Maestros actualizaron métodos de enseñanza

Prof. Rubén Rodríguez Vidrio.

Los maestros debemos aplicar una pedagogía activa, un diálogo, una charla y una comunicación muy eficaz para conocer el contexto de los alumnos

Víctor Manuel Martínez

Los maestros actualizaron sus métodos de enseñanza debido a la pandemia del Covi-19 que lleva dos años y que los obligó a cambiar la forma tradicional de impartir las clases, expresó el reconocido maestro Rubén Rodríguez Vidrio, ex director de Educación en el municipio.

Agregó que los alumnos de hoy aprenden de una manera diferente y por ende, “los maestros también tienen que adaptarse a los tiempos, enseñar de una manera diferente; debemos ser como los dispositivos tecnológicos a los que ellos están acostumbrados, aplicar nuevas técnicas y sobre todo, ser guías y orientadores de los alumnos, para estimularlos a seguir aprendiendo, para que lo hagan por gusto y no por obligación”.

Dijo “a partir de la frase muy conocida por varios de nosotros del filósofo Sócrates: “Yo solo sé que no sé nada, quiero hacer partícipes a los niños y adolescentes a reflexionar, analizar a través preguntas y respuestas, qué es lo que saben y qué les hace falta por aprender y así tomen decisiones o, sobre todo, resuelvan ciertos problemas de comunicación o de diálogo, o algún problema que se les enfrente en la vida. Que los alumnos reconozcan que no saben y así, ponerse a disposición de sus maestros para que los sigan instruyendo y sigan aprendiendo”, dijo.

“Esta frase tan conocida, debemos aplicarla como estilo de vida los maestros. Los maestros debemos aplicar una pedagogía activa, un diálogo, una charla y una comunicación muy eficaz para conocer el contexto de nuestros alumnos y a los padres de familia y así preparar el terreno para que los alumnos estén aptos para iniciar a aprender. La pedagogía activa tiene que ver que nuestros alumnos vayan descubriendo su propio aprendizaje, a través de rescatar los maestros sus conocimientos previos, saber localizar y organizar información, saber evaluar y saber lo aprendido en diferentes contextos”, mencionó.

“Hoy, sigue estando de moda la mayéutica del filósofo Sócrates. Los maestros debemos  ser irónicos en el buen sentido, fingir ignorancia para que los alumnos nos hagan preguntas y hacerles ver que algunas cosas no sabemos, para que les nazca el interés de investigar y compartir y orientarlos e ir todos juntos a la verdad, pero sobre todo, lo que nos importa en la escuela, al conocimiento”, concluyó diciendo.