No me siento fuereño: Héctor Insúa


Durante 7 años fue delegado de la Corett

Carlos Valdez Ramírez

Aunque confiesa que el primer motivo de querer dejar Guadalajara, su ciudad natal, fue romper con una novia, Héctor Insúa decidió vivir en Colima porque lo enamoró la ciudad y posteriormente formó una familia con su hoy esposa Marcela Gudiño.

Lo anterior fue relatado en visita de cortesía a Editorial El Noticiero por el alcalde capitalino, afirmando que no se siente extraño a Colima a pesar de no haber nacido aquí, porque la ciudad le ha dado lo mejor de su vida y quiere regresarle parte de las bondades que ha recibido.

Colimenses te saludan sin conocerte

Relató que conoció Colima en el 2000 cuando el Comité Ejecutivo Nacional del PAN lo comisionó para ganar las elecciones presidenciales.

“Todo se juntó: me enamoré de la ciudad, de la exuberante vegetación, la limpieza de las calles, que la gente te saludara sin conocerte, que en los restaurantes te desearan provecho al salir, que no son un caos las vialidades y que está cerca de Guadalajara”.

Refirió que al principio las únicas personas que conocía eran los panistas Enrique Michel y Xavier Maurer. “Trabajé en la delegación de Sedesol y posteriormente fui 7 años delegado de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett), hasta que fui diputado local y actualmente presidente municipal de Colima”.

Al ser cuestionado a qué atribuye sus éxitos, consideró que “es una combinación de un montón de cosas. Uno tiene que tener la determinación de ir para adelante porque si no nada va a suceder, esa determinación en mi caso siempre ha estado antecedida de dos cosas: de una encuesta y de las pláticas con mi esposa”.

“Hace dos años a pesar de que los números eran muy bajos, consideré que ya nada más con competir por Acción Nacional podía subir y confié en que en las campañas podríamos mover números; así fue que los colimenses creyeron en mí”.

Finalmente, recordó que un día antes de su elección, “el encuestador me habló y me preguntó que quién estaba más narizón, yo o mi competidor, y me decía que nunca en su experiencia había visto una contienda tan pareja, por lo que el que estuviera más narizón iba a ganar”.

Se el primero en comentar en "No me siento fuereño: Héctor Insúa"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.