México reporta fuga histórica de capitales extranjeros en 2021

México registró la segunda mayor salida de capitales en el mercado de deuda durante 2021, sólo detrás de República Checa.

De acuerdo con Banxico, el retiro de capital extranjero en 2021 es el más alto desde que se tiene registro

México registró la segunda mayor salida de capitales en el mercado de deuda durante 2021, sólo detrás de República Checa, y la mayor entre todas las economías emergentes si se suman los saldos de otras inversiones en acciones, muestran datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IFF por su sigla en inglés).

De acuerdo con la organización de bancos, del país salieron capitales por más de 13 mil 345 millones de dólares sólo en el mercado de deuda, por arriba se encuentran los 15 mil 129 millones que se liquidaron en bonos de República Checa.

Pero además, en otro tipo de inversiones, como las que se venden en mercados accionarios, salieron del país 4 mil 851 millones de dólares adicionales, por debajo de los 23 mil 8 millones de dólares que se liquidaron en Corea, y los 15 mil 865 millones en Taiwán, China.

Al sumar el saldo de ambos mercados, durante el año pasado salieron de México 18 mil 197 millones de dólares, lo que le vuelve la economía emergente donde se registró la mayor desinversión durante 2021, antes de que la Reserva Federal comience a subir su tasa de interés.

El IIF detalló que la inversión extranjera en acciones y bonos de mercados emergentes fuera de China se ha detenido abruptamente por temor a que muchas economías no se recuperen lo suficientemente rápido de la pandemia este año.

“Creemos que la perspectiva empeora por la variante ómicron y las expectativas de un dólar más fuerte y tasas de interés estadounidenses más altas”, abundó la asociación de instituciones financieras privadas.

Reportó que sólo en diciembre, la deuda de mercados emergentes fuera de China sufrió una salida de 9 mil 600 millones de dólares, mientras que la deuda de la economía asiática recibió 10 mil 100 millones de dólares.

“La última variante de ómicron, una aceleración de la reducción de la Reserva Federal y un dólar más fuerte conllevan riesgos adicionales para un panorama de flujos emergentes ya estresado en el futuro”, recalcó el IIF.