Mujeres por Manzanillo


Ma. Esther H. de Razo.-

¡Hola, amiguitas!

Estoy segura que todas ustedes coincidirán conmigo en que la participación, en esta próxima contienda electoral, del Lic. Ignacio Peralta Sanchez, colocó la estafeta muy alta; de hoy en adelante, los electores y simpatizantes, del color que sean, exigirán que sean los mejores los que enarbolen los banderines del triunfo.

Difícil, aunque no imposible, competir contra “Nachito”, como cariñosamente lo nombran, diminutivo que se han ganado con lo sencillo y carismático que es, atento y educado con todos, inteligente a más no poder, reconocido nacional e internacionalmente por el destacado e importantísimo trabajo que ha desarrollado en todos los ámbitos en que ha participado y que, sin embargo, continua siendo el joven aspirante que sin tomar en cuenta el enorme bagaje que trae consigo, se comporta como si, al igual que todos los demás participantes, necesitara ganarse las simpatías y la aceptación de los votantes, como si partiera de cero. Afortunados y orgullosos nosotros los priístas.

Me he enterado de la participación que la contadora Ana Bertha Jiménez Limón, acompañada de un grupo de mujeres de la colonia Indeco, de Tapeixtles, ha emprendido. Me da mucha alegría constatar una vez más de lo valiosa y productiva que resulta la tarea cuando la llevan a cabo personas valientes y decididas, como la contadora, quien por cuestiones personales y de familia ha preferido hacer su labor calladamente.

Ella fue de las primeras participantes de “Mujeres por Manzanillo” y alguien muy meritoria en el famoso grupo “20 mujeres y 1 hombre”. Sé que con su labor social logrará grandes cosas. Ana Bertha, además de connota da profesionista, es persona muy apreciada en el puerto, junto con su esposo, hija y todos los miembros de su familia, que no son pocos.

Con Julia Matus, reconocida asimismo como una gran líder de Tapeixtles, está completa la dupla que todo lo puede y todo lo logra. Felicidades y enhorabuena.

Un reconocimiento en verdad muy merecido para EL NOTICIERO DE MANZANILLO porque gracias a su reportaje detallando y dando a conocer la difícil situación por la que transcurre toda la gente que llega a nuestros campos agrícolas, se supo a nivel internacional, por medio de la TV. Pero, lo más triste es que si vuelven cada temporada, es porque en sus lugares de origen ganan menos y trabajan más y qué pena que, si no es por Loret de Mola, no se hacen presentes ni autoridades, ni derechos humanos.

Ellos tienen muchos años laborando en esos campos, en fin, de hoy en adelante las cosas serán diferentes y por fin esas pobres personas tendrán un trato más digno y estoy segura que unos cuantos pesos más también.