Parque La Piedra Lisa podría quedar en el olvido

Parque de la piedra lisa | Foto: Especial Parque de la piedra lisa | Foto: Especial

Sin luz, inspectores ni vigilancia además juegos viejos e inservibles; comerciantes no saben a quien acudir

Comerciantes del tradicional Parque de la Piedra Lisa aseguran que el comercio en el lugar está prácticamente aniquilado, ya que las ventas para ellos se han desplomado hasta en un 80%, señalando diversas causas, entre ellas, que desde hace años ninguna autoridad invierte en su mantenimiento, ya que la última vez que se intervino fue cuando Mario Anguiano fue alcalde y le cedió los derechos al gobernador Silverio Cavazos.

Mencionaron que otro de los problemas es que el Ayuntamiento dejó de enviar inspectores al lugar, “cuando ellos venían el comercio estaba regulado, no permitían que se poblara de más para que no hubiera competencia desleal, ahora estamos saturados de vendedores, cualquier persona puede llegar e instalarse sin que nadie diga nada, no podemos denunciar porque no tenemos dónde hacerlo”.

Una de las comerciantes señaló que también dejaron de hacer eventos en el lugar, además de que los juegos están viejos e inservibles, lo que no es llamativo para las personas llevar a sus hijos,

“ahora prefieren llevarlos a las plazas comerciales, aunque les salga más caro; otro de los atractivos era ir a comerse un raspado o un elote, la Piedra Lisa era el lugar ideal, pero como ahora hay en todo Colima vendedores ambulantes de este producto, ni a eso quieren ir”.

Comentaron que para ellos la situación es crítica, ya que a falta de vigilancia, los malandrines han utilizado parte del parque para bandalizarla, “tenemos varios días sin luz, trozaron varios cables que la proveían, ni la CFE se hace responsable de su reparación, estamos prácticamente solos y no tenemos a quién recurrir”.

Por último, dijeron que este lugar ha dejado de ser un lugar emblemático, tan chiquita dejaron la piedra que no se les antoja ni resbalarse, ya pocos se refieren a la Piedra Lisa como un lugar obligado para la visita que proviene de otros estados y países. Lo que antes lucían con gran orgullo, ahora parece que les da pena, concluyeron.