Pescadores buscan audiencia con diputados tras recorte federal



Son más de 300 pescadores que, en primer lugar, sufren al ver disminuida su captura en el Golfo de México y ahora, tendrán que enfrentar recortes Federales al sector, por eso, buscan audiencia con diputados federales.

Alfonso Romero Hernández, tesorero de la cooperativa Unión de Pescadores del Sur de Veracruz y Norte de Tamaulipas, aseguró que desde este año dejaron de recibir beneficios al sector y apenas se acaban de enterar de los recortes.

Apenas, este año les informaron las autoridades de pesca que les iban a quitar el apoyo a la “gasolina ribereña”, lo cual va a complicar la travesía en el Golfo de México, para capturar Huachinango, su codiciado pez.

Los últimos apoyos que recibieron los compañeros fue el año pasado, este año no hubo nada y ahora con los recortes no sabemos si se va a mantener el resto de los apoyos”, indicó el integrante de dicha cooperativa que integra a 35 pescadores.

Ahora, tras todo los beneficios retirados, el plan es lograr una audiencia con los diputados federales, para encontrar esos mecanismos y que el recurso federal fluya a un sector que ha estado muy olvidado.

“Será bueno hablar con ellos, nosotros tendríamos que ir a la Ciudad de México, creo. Hay que encontrar la forma de mantener los apoyos al sector de la pesca, ya que no hay ni pescado”, enfatizó el trabajador del mar.

La captura habido a la baja en comparación a los últimos cinco años, los pescadores del Paso del Zacate, Chachalaca, La Barra, se dirigen hasta la Isla Lobos, que está cercana a Tuxpan, en Veracruz, ya que debido a las torres petroleras en la zona no hay peces.

“Recuerdo que los compañeros hace años se traían ellos solos hasta 300 kilos de pescado, de Huachinango que es lo que nosotros sacamos, pero ahora sí se traen unos 30 o 40 kilos, ya es mucho la verdad”, enfatizó uno de los líderes de la Cooperativa Pesquera.

Los apoyos de pesca son útiles, ya que algunos de los pescadores no tienen recursos para mejorar sus embarcaciones, porque comprar un motor nuevo cuesta más de 160 mil pesos, y hay algunos que con apoyos de la dependencia de Pesca los han conseguido en 60 y 70 mil pesos, que “ya es mucho dinero para nosotros”.

“La mayoría de los pescadores de la zona no forman parte de las cooperativas, andan por su propia cuenta, pero eso no quiere decir que no tengan permiso, pero también necesitan que los beneficien las autoridades responsables de distribuir todos los programas”, indicó.