Poder Judicial


Al menos en el próximo año, los rezagos y problemas financieros que enfrenta el Poder Judicial en Colima no quedarán del todo resueltos por lo que respecta a cuestiones de dinero. Para 2022 solo se le autorizaron 13 millones de pesos más que el año actual, lo que en cuestiones prácticas alcanzará apenas para algunos cambios cosméticos.

El magistrado presidente, Bernardo Salazar, deberá buscar más allá del dinero la forma de cumplir en lo posible los deberes de impartir justicia para la población además de satisfacer la demanda de derechos de los propios trabajadores que soportan una de las cargas de trabajo más altas en el organigrama gubernamental, que se traduce en problemas de impunidad para la población.

El quebranto financiero de Colima que se acumuló a lo largo de varios sexenios fallidos en materia económica será uno de los grandes obstáculos para el nuevo régimen. No es solo el Poder Judicial quien necesita más presupuesto y, sin embargo, para la población debería quedar explicado a detalle por qué deber ser prioritario que se hagan esfuerzos de gobierno para dotar de mayores recursos a esta institución.