Podrían llegar empresas que trafican bebés


Jesús Lozoya Baeza

Colima, Col.- Podrían llegar a nuestro estado empresas que se dedican a comerciar con bebés, mediante la renta de vientres femeninos que son utilizados como granjas reproductoras de niños de los cuales se corre el riesgo de que puedan ser usados para el tráfico de órganos.

Lo anterior lo advirtió la senadora colimense Mely Romero, quien dijo que en países orientales como Singapur, fue prohibida la renta de “vientres” para que una pareja depositara su óvulo fecundado a efecto de tener un bebé, luego de detectarse que empresas se estaban dedicando a la trata de personas y mujeres que eran secuestradas y formaban parte de una granja de bebés que se vendían a extranjeros.

Explicó que en México, sólo en los estados de Tabasco y en Sinaloa es posible llevar a cabo de manera legal la renta de “vientres” femeninos para procrear un hijo mediante óvulo fecundado.

Por lo anterior, en Tabasco ya se detectó un conflicto porque una pareja de españoles rentaron un vientre y se han encontrado con complicaciones legales que les impide sacarlo del país, pues el bebé ahora tiene más de una mamá que lo reclama.

Por esta situación y sobre todo porque se quiere evitar que se registren situaciones como en Singapur o que vengan extranjeros a contratar vientres para tener bebés que no se sabe con precisión cuál será su destino, es que la senadora anunció que someterá en este periodo de sesiones una modificación a la legislación para prohibir tajantemente la renta de vientres.

Aseguró que de acuerdo a estadísticas, solo el uno por ciento de las parejas no pueden tener hijos y la gran mayoría de quienes quieren rentar vientres son extranjeros que no lo pueden hacer legalmente en su país.

Por tanto, dado que no son mexicanos quienes tienen mayormente esa necesidad, el objetivo es prohibir que se siga dando la renta de vientres para poner a salvo a su vez a cientos de mujeres, especialmente de escasos recursos, que podrían ser víctimas de trata de blancas junto con sus bebés.