Préstamos rápidos esconden grandes riesgos: Economista


José Gilberto Ibáñez Anguiano.-

Sin duda los préstamos rápidos son los que mayores beneficios ofrecen a corto plazo, muchos de ellos pueden llegar a resolver algún imprevisto económico, sin embargo la mayoría de las ocasiones suelen esconder grandes riesgos, afirmó Omar Magaña Ceballos, presidente del Colegio Estatal de Economistas.

Agregó que esta clase de préstamos ofrecen grandes ventajas, pero poseen altas tasas de interés, con una fácil amortización de hasta cinco años, algunos de los beneficios que tienen es que no contemplan comisión de apertura, pero el interés puede alcanzar hasta un 20 por ciento de la tasa anual equivalente.

“Dicha información generalmente está cubierta o suele pasarse por alto, para que el cliente no pueda descifrar los perjuicios que esta clase de crédito le ofrece”, aseveró.

Indicó que otros beneficios es que para adquirir de una forma muy rápida y simple, tan sólo presentando el documento de identidad y las vías de solicitud pueden ser virtuales a través de internet o vía telefónica, también las instituciones financieras no solicitan información sobre cuál será el destino del préstamo solicitado.

No obstante, dijo que algunos de los informes que ocultan estos créditos son los plazos de amortización, los cuáles no siempre se cumplen según el contrato acordado, que promociona dinero en menos de 48 horas, y la otorgación de dicho recurso suele demorar mucho más, son 48 horas a partir de que el préstamo sea aceptado.

Detalló que en lo que se refiere a los intereses son muchos más elevados a los que poseen algunas instituciones bancarias, ya que por lo general tienen interés del 9 por ciento aproximadamente y los préstamos rápidos tienen un 20 por ciento.

Para terminar, Omar Magaña señaló que es importante estar informado sobre las consecuencias de ésta clase de préstamos y que solo sean solicitados en situaciones de extrema emergencia, en caso de que se recurra a otro tipo de financiación. Otro consejo es que siempre se lea todo el contrato, especialmente la sección relativa al tipo de interés.