Propone López Obrador no otorgar más concesiones para explotar litio 

La iniciativa propone un nuevo sistema eléctrico, en el cual el Estado recupera la conducción del sistema eléctrico nacional, a través de la CFE, que se convierte en organismo del Estado, responsable de su planeación y control, autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración. Foto: El Noticiero.

Respetarán las ya otorgadas por el Estado mexicano y en las que a la fecha existen antecedentes de explotación de litio debidamente avalados por la Secretaría de Economía 


El presidente Andrés Manuel López Obrador envío a la Cámara de Diputados su iniciativa en materia Energética para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se integre como un solo organismo del Estado y darle preferencia en el despacho de energía sobre los derechos que adquirieron las empresas privadas establecidas durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.  

El documento refiere que la CFE generará por lo menos el 54% del consumo eléctrico nacional de manera permanente, argumentando que esta proporción es indispensable para garantizar el abasto y control del insumo necesario para la actividad social y económica del país. “El Estado, a través de la Comisión Federal de Electricidad, llevará a cabo el abastecimiento de energía eléctrica de manera exclusiva”, manifestó el titular del Ejecutivo.  

López Obrador propone a la iniciativa privada generar 46% de la energía nacional, ello, bajo la planeación y control del sistema eléctrico nacional de la CFE. “Se propone una colaboración en generación eléctrica entre la CFE y el sector privado, que se desea honesta y de buena fe, al servicio de la Nación”, señala. Para la instrumentación del sistema eléctrico que propone el presidente López Obrador, también se plantea la cancelación de todos los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad, así como las diversas figuras de generación privada y las solicitudes pendientes de resolución.  

“Esta iniciativa propone un nuevo sistema eléctrico mexicano en el cual el Estado recupera la conducción del sistema eléctrico nacional, a través de la CFE, que se convierte en organismo del Estado, responsable de su planeación y control, autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración”, señala la iniciativa.  

Se proponen cambios a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, con la que se busca echar para atrás la reforma aprobada en el año de 2013, al considerar que “es regresiva, ya que sus verdaderos objetivos fueron el despojo, la desaparición de las empresas energéticas del Estado y el otorgamiento de beneficios ilimitados al sector privado”.