Punto (.) Rojo


SIETE DE JUNIO Y LA ESTRUCTURA DEL PRI COLIMA

ESTE DIA, DESDE LUEGO QUE SI MANDO POSTDATAS

 

  1. Baldomero Díaz Gaytán

 

La historia política de los últimos 18 años en el estado de Colima nos dice que vamos a tener una elección cerrada en la lucha por la gubernatura.

Vamos viendo lo que dicen los números oficiales del Instituto Electoral y acabaremos en la conclusión de que la contienda se podría definir con un margen que podría fluctuar entre los cuatro y los seis puntos porcentuales de la votación.

A.- La victoria de Fernando: En la contienda del año 1997, Fernando Moreno Peña le ganó la gubernatura a Enrique Michel Ruiz, del Partido Acción Nacional. Los números oficiales de esa elección dicen que el abanderado del PRI obtuvo 82 mil 680 votos contra 74 mil 250 del panista. En porcentajes, Moreno Peña obtuvo el 41.48 por ciento de la votación, contra un 37.25 de Michel. Es decir, una diferencia menor a los cinco puntos porcentuales.

B.- La victoria de Gustavo: En la elección extraordinaria del siete de diciembre del año 2003, los dos candidatos a la gubernatura fueron Gustavo Alberto Vázquez Montes, en la alianza conformada por PRI-Pvem-PT, y Antonio Morales de la Peña, abanderando la alianza de PAN-PRD-ADC.

En aquella ocasión, Gustavo Vázquez, de acuerdo con los datos oficiales, obtuvo un total de 103 mil 738 votos, mientras que el panista “Toño” Morales sacó una votación de 96 mil 060 sufragios. En porcentajes, el priísta obtuvo el 51.60 por ciento de los votos, mientras que el panista se quedó con el 47.78 por ciento de los sufragios. Otra vez, una diferencia menor a los cinco puntos porcentuales.

  1. La victoria de Silverio: En la elección del 10 de abril del año 2005, la contienda extraordinaria a la que se convocó tras la infortunada muerte de Gustavo Vázquez, participaron como candidatos únicos el diputado local Jesús Silverio Cavazos Ceballos, por el PRI, y el alcalde de Colima, Leoncio Alfonso Morán Sánchez, como abanderado de Acción Nacional.

Los resultados oficiales de esa elección nos hablan de que Silverio Cavazos obtuvo un total de 109 mil 813 votos, mientras que el panista Leoncio Morán acumuló en sus urnas un total de 101 mil 550 sufragios.

En términos de porcentajes, el priísta obtuvo el 51.50 por ciento de los votos, mientras que el panista se quedó con el 47.62% de los sufragios. Una vez más, una diferencia menor a los cinco puntos porcentuales.

D.- La victoria de Mario: En la contienda electoral del cinco de julio del año 2009, los candidatos protagonistas fueron Mario Anguiano Moreno, como candidato del PRI, y Martha Leticia Sosa Govea, como la propuesta política de Acción Nacional.

Los números oficiales de esa elección nos dicen que Anguiano obtuvo un total de 134 mil 052 votos contra 121 mil 850 de la candidata del PAN, Martha Sosa. En porcentajes, el abanderado del PRI obtuvo el 49.28% de los votos. Mientras que la panista obtuvo el 44.80$. Una vez más, una diferencia menor a los cinco puntos porcentuales.

No vamos a entrar en el espacio de las especulaciones. Ahí están los números de los cuatro últimos procesos electorales para gobernador del estado en Colima. Nunca el PRI ha logrado estar cinco puntos por arriba del PAN. Por lo tanto, la historia, la lógica y el sentido común nos hablan de que la elección va a rondar en ese rango, cinco puntos porcentuales.

Pero a diferencia de lo que pasó en 1997, 2003, 2005 y 2009, hoy sí tenemos evidencias como para concluir que la estructura del PAN está lastimada. Sin Leoncio Morán, Virgilio Mendoza Amezcua, Esmeralda Cárdenas, Ernesto Márquez y, ahora, sin los alcaldes Salvador Fuentes, de Coquimatlán, y Braulio Arreguín, de Comala, sí tenemos datos para concluir que en la elección del siete de junio, el PAN tiene más fisuras que el PRI.

Hay que empezar a jugar con la calculadora. Hay que empezar a sacar cuentas. Se espera que en la elección que se realizará en 18 días más voten un promedio de 300 mil colimenses, por lo tanto, la diferencia entre el PRI y el PAN deberá estar rondando entre los 12 y los 15 mil votos, es decir, entre el cuatro y el cinco por ciento de la votación general.

¿Qué es lo que le ha dado al PRI, históricamente, ese cinco por ciento de diferencia sobre el PAN? Simple: La estructura.

Por eso, que nadie se haga bolas, si el PRI tiene lista su maquinaria, su estructura movilizadora de votos, entonces no tendrá problemas para ganar la elección del siete de junio.

La apuesta entre el PRI y el PAN de Jorge Luis Preciado ha entrado en otro nivel: El Revolucionario Institucional quiere ganar la elección por una diferencia de entre cuatro o cinco puntos porcentuales; es decir, por un margen que ronde entre los 12 y 15 mil votos. El PAN quiere otro escenario: Perder por menos de tres puntos porcentuales; es decir, por una diferencia de entre seis y nueve mil sufragios.

Si el PRI logra mantener la inercia de su historia, entonces Peralta es el próximo gobernador. Pero si el PAN cierra la contienda, entonces Preciado tendrá elementos para buscar, en México, la concertacesión política.

Por eso la elección se ubica en donde la quería la PRI: En las manos de su poderosa maquinaria de movilización electoral.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- Se confirma lo que aquí escribimos hace seis semanas: Los alcaldes de Comala, Braulio Arreguín, y de Coquimatlán, Salvador Fuentes, van a jugar con Ignacio Peralta el siete de junio. Se confirma la teoría, en el CDE del PAN ya solicitaron la expulsión de “Chava” Fuentes… Y sigue la de Braulio.
  2. D. 2.- Cuando el vocero de la campaña del PAN, “Paco” Rodríguez, acusaba a Ignacio Peralta de ser el responsable de la caída del satélite “Centenario”, en automático, me imaginé al flaco Peralta en la inclemente selva, esquivando la seguridad y quitándole los tornillos al satélite para que se cayera..

De película la crítica de los panistas. Pero omitiendo un dato: Fue Felipillo Calderón el que licitó el lanzamiento unos días antes de entregar la presidencia. En fin, vivimos en el país de nunca jamás, una elección de puros cuentos.

Y ni una línea más.