Punto (.) Rojo


Baldomero Díaz Gaytán.-

MANZANILLO: LA SEGURIDAD, BARAJAS Y RUBEN ROMO

Y ESTE DIA, DESDE LUEGO QUE SI MANDO POSTDATAS

Baldomero Díaz Gaytán.-

A la cerrada elección del próximo domingo en Manzanillo, en donde Francisco Zepeda González y Gabriela Benavides Cobos se disputarán la presidencia municipal, hay que agregarle dos factores no contemplados: El crecimiento de las candidaturas de Marcos Barajas Yescas, del PT y Rubén Romo Ochoa, de Movimiento Ciudadano y… el más detonante, el debate sobre el perfil de seguridad pública que requiere la ciudad para los próximos años.

Pero vamos por partes: De acuerdo con las proyecciones que tienen los expertos en aritmética electoral del PRI y PAN en Manzanillo, en las elecciones del próximo domingo se espera una votación cercana a las 75 mil personas. Por lo tanto, quien obtenga entre 36 y 39 mil votos estaría en condiciones reales de ganar la contienda.

Sin embargo, en el ambiente social se percibe que hay tres candidatos opositores al PAN y al PRI que podrían obtener arriba del cinco por ciento de la votación. Hoy se comenta que en varias de las encuestas que se han aplicado en el puerto, el candidato del MC, Rubén Romo Ochoa, podría obtener entre cinco y siete mil sufragios. Marcos Barajas, del Partido del Trabajo, se podría estar acercando a los cinco mil votos, y Víctor Manuel Granados Rangel, del Partido Humanista, podría superar los dos mil 500 votos.

Es decir, entre los tres candidatos podrían obtener entre el 15 y el 18 por ciento de la votación, lo que significaría que en la disputada entre Benavides y Zepeda podría ganar el que obtenga el 42 ó 43 por ciento de los votos; es decir, puede ser alcalde quien supere los 34, quizás los 35 mil sufragios.

Por ello, la pregunta llave es: ¿A quién de los candidatos punteros le quitan más votos Barajas, Romo y Granados? El perfil de simpatizantes de Romo es de personas de clase media alta. A Barajas lo respaldan cientos de personas de escasos recursos que son a las que apoya el PT a través de los modelos educativos Cendis y, en el caso de Granados, hay que recordar su pasado de casi 20 años como militante de Acción Nacional.

El segundo tema que se ha encarpetado en la parte final de la campaña tiene que ver con la seguridad pública y concretamente, con un cuestionado nombramiento que emitió el alcalde Antonio Alvarez Macías el jueves pasado.

Pero evoquemos a las hemerotecas y veamos la información que publicamos aquí, en EL NOTICIERO DE MANZANILLO el viernes de la semana pasada. Transcribimos parte de la nota informativa para no dejar lugar a dudas:

“El presidente municipal, Antonio Alvarez Macías, dio a conocer que se han dado instrucciones para combatir el robo a casa habitación que se ha convertido en un problema serio y anunció que para ello también se contrató los servicios de Eliseo Estrada Esparza.

“Explicó que Eliseo Estrada asumió su responsabilidad en la parte operativa de la Dirección de Seguridad Pública, en tanto que Pedro Acosta se mantiene al frente de esa dependencia, pues el objetivo es que se logre reducir la incidencia delictiva, especialmente en el área de robos a casa habitación.

“El presidente municipal subrayó que la corporación tiene la encomienda de combatir de manera frontal el problema de los robos a casa habitación, los comercios, autos y otra serie de delitos.

“Alvarez Macías indicó que existe coordinación al interior de la policía y de ésta con otras dependencias para trabajar en beneficio de la seguridad de los manzanillenses.

Aseguró que está operando la policía municipal con patrullas y equipo necesario para hacer frente a la delincuencia, por lo que no duda en que se logre el objetivo de meter a la cárcel a los responsables de los delitos.

“Reiteró que con el nombramiento de Eliseo Estrada Esparza, en la dirección operativa de la policía municipal, deberán de existir resultados”.

Ese nombramiento de “Toño” Alvarez, encendió, en automático, los focos de alerta en las filas del Partido Revolucionario Institucional, en donde el candidato Francisco Zepeda González lanzó una gravísima acusación: “Quiero decirles que el señor Eliseo Estrada Esparza fue destituido por el ex alcalde Nabor Ochoa López, primero, por no haber aprobado los exámenes de control de confianza y, en segundo lugar, porque de manera presumible, el señor tenía nexos con malas compañías”.

Y Zepeda presentó pruebas, dos oficios en donde el Sistema Estatal de Seguridad Pública le informa al Ayuntamiento de Manzanillo que “el señor Eliseo Estrada Esparza no aprobó los exámenes de control de confianza”. Eso fue en el mes de junio del año 2014 y el destinatario de la misiva fue el entonces director de Seguridad Pública, Julián Velásquez.

Vienen en automático varias interrogantes: ¿Por qué, sabiendo la existencia de esos antecedentes y de esos oficios, el alcalde Alvarez Macías le entregó a Eliseo el nombramiento de Director Operativo de la Policía Municipal? El presidente municipal no sólo está incurriendo en una irresponsabilidad política, sino en una ilegalidad jurídica.

Existen documentos que confirman que Estrada Esparza no puede ocupar un cargo de mando en la corporación. Y existen evidencias que apuntan en el sentido de que, aun sabiendo los riesgos, el alcalde tomó la decisión de pasarse la ley por el arco del triunfo. ¿Por qué y con qué objetivo se dio el nombramiento de Eliseo? Todas las señales apuntan a que fue una decisión de carácter política: Por un lado, a Eliseo lo contratan para operar el día de la elección, pues en todos los niveles de la policía es conocida la capacidad de Estrada como muro de contención contra los movilizadores priístas. Pero, además, existen testimonios en donde se afirma que Eliseo le prometió a la abanderada del PAN, Gabriela Benavides, “muchos votos a su favor”.

Grave lo que está pasando en Manzanillo. ¿Quién tomó la decisión de contratar a Eliseo aunque ello signifique violar la ley? Con ese nombramiento, hay que estar atentos, porque la inhibición del voto podría empezar desde la Policía Municipal.

El alcalde Antonio Alvarez y la candidata Gabriela Benavides, si ella aprobó el nombramiento, deben dar la cara. No hay que ganar a costa de lo que sea. Y menos, hay que ganar violando la ley. Y eso, sin duda, nos queda claro.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P.D. 1- Un video enciende los focos de preocupación… ¿En la casa de campaña de quién, todas las noches, están adiestrando a malandrines por lo que se pudiera ofrecer el día de la elección? Una sugerencia, no hay que jugar con fuego.

Y ni una línea más.