Punto (.) Rojo


“NACHO” VS JORGE: VOTO POR VOTO… CASILLA

PRI: LO HUNDIERON LAS TRAICIONES INTERNAS

¿Y LOS RESPONSABLES DE LA DERROTA DEL PRI?

ESTE DIA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

 

  1. Baldomero Díaz Gaytán

 

Los números del Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep) no dejan lugar a ninguna duda: José Ignacio Peralta Sánchez, del PRI, y Jorge Luis Preciado Rodríguez, del PAN, protagonizan la elección más cerrada de la era moderna. Entre los dos hay menos de mil votos de diferencia cuando se lleva computado el 93 por ciento de las casillas que se instalaron en la entidad.

En las últimas horas, los dos se han proclamado ganadores: Jorge Luis Preciado y “Nacho” Peralta fueron entrevistados por Joaquín López-Dóriga y ahí el panista dijo: “Tengo una ventaja superior a los tres mil 200 votos”, mientras que el abanderado del tricolor señaló: “Yo gané la elección con una diferencia de mil 600 votos”.

Para el sentido práctico, poco importa quién gane la elección. Al final, todos los colimenses estamos convencidos de que la verdadera lucha apenas empieza. Si el Instituto Electoral declara ganador a Jorge Luis Preciado, entonces el PRI impugnará la elección acusándolo de rebasar los topes de campaña. Si el ganador es el candidato del PRI, entonces serán los panistas los que acusarán el robo de la contienda, argumentando, como lo han previsto, una elección de Estado.

Si ganó Peralta por mil 600 votos o si ganó Preciado por tres mil 200 de diferencia, como ellos lo dijeron, da lo mismo, vienen cuatro-cinco meses en donde los equipos jurídicos trabajarán a tope. Vienen, en promedio, 20 semanas en donde los perdedores se dedicarán a documentar las anomalías que cometió el adversario en la contienda.

Quizás, por la última semana del mes de octubre, la Sala Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación estará presentando su sentencia inatacable sobre la elección en el estado de Colima. Viene, pues, el tiempo de la impugnación.

Pero mientras son peras o son manzanas, una pregunta está rondando en el ambiente: ¿Qué le pasó el PRI en las elecciones del domingo? La respuesta es muy simple: En varios de los municipios, sobre todo en Manzanillo, hubo traiciones de la propia militancia. Gabriela Benavides aplastó políticamente a Francisco Zepeda porque contó con el voto de mucha de la estructura priísta. En Tecomán, “Lupillo” García se devoró a García Arias porque al diputado le llegó la hora de estar sentado en la silla de los ajustes de cuentas políticas. La diferencia entre PRI y PAN, en ninguno de los municipios, es tan amplia, los priístas del campo, los de la calle, quizás se sintieron más cobijados con el PAN y por eso se volvieron azules en esta contienda. En las urnas, los tricolores le cobraron los desprecios al ex dirigente Francisco Anzar, “El Tamacuas”, quien nunca mostró respeto y menos atención por la estructura.

Pero también no podemos olvidar una realidad devastadora: Hubo un voto de castigo muy marcado hacia las corrientes políticas de los cuatro últimos hombres que han gobernado Colima: El fernandismo, el vazquismo, el silverismo y el anguianismo fueron devorados en este proceso electoral. Además de que no podemos olvidar que el ciudadano votó por la alternancia política. Haya sido como sido, con bailes, con luchas, con máscaras, Jorge Luis Preciado tuvo la capacidad política de darle cauce a un sentimiento que vive latente entre la sociedad civil: El voto anti PRI.

Pero también otra reflexión: El panismo tiene casi 20 años con un sentimiento reprimido de que “ahora sí” van a sacar al PRI de Casa de Gobierno: Les pasó en 1997 con Enrique Michel Ruiz, les pasó en dos ocasiones en el 2003, primero con el mismo Michel y después con “Toño” Morales de la Peña; les pasó en el 2005 con Leoncio Morán y les pasó en el 2009 con Martha Sosa Govea. En el presente, Preciado supo cohesionar ese sentimiento del panismo y por esa sagacidad política tiene la elección en donde se encuentra actualmente: Empatada.

Pero además, a lo largo de la campaña se conjuntaron dos aspectos: Primero, nunca desde las entrañas del mismo PRI se habían registrado tantos golpes bajos en contra de la figura del candidato a gobernador y segundo, nunca en su historia, el PRI había tenido como enemigo a un candidato con las características de Preciado: Experto en guerra sucia, sí, pero a final de cuentas, inteligente, muy inteligente.

Por eso, hoy la elección por la gubernatura se encuentra empatada. La moneda puede caer en cualquier lado. Pero en el resto de las posiciones, Colima se pintó de azul, en las presidencias municipales y en el Congreso del Estado.

Por lo tanto, es la hora de lanzar una pregunta básica para el futuro: ¿Quién o quiénes son los responsables de la debacle del PRI? Y quizás la más importante: ¿A partir de hoy, en las manos der quién estará la responsabilidad de reconstruir lo quedó de las ruinas del PRI en Colima?

El domingo tuvimos la elección más cerrada de la historia. Pero también, fuimos testigos de la extinción política de muchos de los priístas de Colima. Y eso, dejamos constancia de que lo advertimos con bastante tiempo.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- Un dato para el futuro: Si se llegara a anular la elección del domingo anterior, podríamos tener al primer gobernador panista de la historia, un interino que sería nombrado por un Congreso del Estado completamente azul.

Hay que ir viendo nombres en el horizonte. El primer gobernador panista de la historia de Colima puede ser uno o una de los diputados electos. Al tiempo.

Y ni una línea más.