Punto (.) Rojo


PRI MANZANILLO: A UN MES DE LA TRAGEDIA

ESTE DIA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

 

  1. Baldomero Díaz Gaytán

 

Ya pasó un mes desde aquel trágico siete de junio y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Manzanillo sigue noqueado. No ha sido capaz de diagnosticar la dimensión de la tunda que les metieron y lo que es peor, no sabe cómo reaccionar. El PRI porteño es hoy por hoy, algo similar a lo que representa un cementerio político.

¿Qué pasó? Son muchas las explicaciones: Por un lado, se enfrentaron a una candidata a la presidencia municipal que acreditó, en la práctica, que el trabajo sigue siendo la llave ideal para acceder a los encargos de representación popular. En las elecciones del pasado siete de junio, Gabriela Benavides ganó por tres razones sencillas: Fue la candidata de los panistas, fue la candidata de muchos priístas y fue, al mismo tiempo, la opción mejor evaluada por los ciudadanos que no tienen simpatías por ningún partido político.

Pero, ¿por qué perdieron todos los candidatos del PRI? Por varias razones, en primer lugar, porque en las entrañas del tricolor se diseminó una bacteria que nunca supieron contener los candidatos, la bacteria de la traición a la ideología, a los fundamentos básicos del priísmo. Se puede decir que Sergio Sánchez, Armida Núñez y Rosario Yeme eran candidatos reciclados, quizás es correcto el argumento, pero no fue esa la razón por la que perdieron. Fueron derrotados porque en el PRI jugaron a la guerra de todos contra todos.

Pero hay una razón fundamental por la que el PAN barrió al PRI aquí en las elecciones de hace un mes: Manzanillo, aunque a muchos les duela, acredita ser un territorio con profunda vocación panista. Y esa, hay que entender los mensajes de la gente, se tradujo en una aspiración de un cambio político. Virgilio, desde su posición de presidente municipal y desde su perfil de precandidato a la gubernatura del estado por parte de Acción Nacional, generó muchas expectativas, creó, por decirlo de alguna manera, las circunstancias para un cambio. Al final del día, todos lo vimos, el candidato Jorge Luis Preciado Rodríguez, gracias a una muy buena campaña mediática, encausó esa circunstancia y al menos en Manzanillo, le ganó al candidato del PRI, José Ignacio Peralta Sánchez, por poco más de cuatro mil 700 votos.

En el PRI de Manzanillo cosecharon, el pasado siete de junio, los resultados de las traiciones y la confrontación política que se vive entre los diferentes grupos que convergen en el interior del partido. Pero hay algo más grave, cosecharon los resultados de una apatía que provenía desde lo más alto del poder político.

El PRI perdió en el puerto por una razón sencilla, porque los priístas se sienten desatendidos, porque los priístas se sienten utilizados, porque los priístas se enamoraron políticamente de la figura, de la forma de hacer gobierno, de los argumentos políticos de Virgilio Mendoza. Y Virgilio, aunque se fue del PAN, dejó las condiciones que se necesitaban para sacar al PRI de Casa de Gobierno.

Que hubo traiciones, sí y muchas. Hubo gente de Armida pidiendo el voto por “Gaby” Benavides y hubo gente de Francisco Zepeda pidiendo el voto en contra de Armida. Hubo gente de Sergio Sánchez apoyando a “Gaby” y lo mismo pasó en el Distrito XII, en donde la gente de Rosario Yeme simpatizaba con ella, pero también con “Gaby”. En el PRI nadie puede lanzar la primera piedra, en el PRI saben que en las elecciones de hace un mes quedó sepultada una generación de actores políticos que nunca, jamás, verán de nuevo sus nombres en las boletas electorales.

¿Que el PRI está perdido rumbo hacia el futuro? No lo creo, la política es sabia y siempre da margen para el resurgimiento de nuevos grupos políticos. En 1997 quedaron sepultados políticos de la talla de Cecilio Lepe, Esperanza Avalos Leyva, Jorge Armando Gaitán Gudiño y José Luis Navarrete Caudillo.

Y en el 2003 pasó lo mismo, quedaron arrasados actores políticos de la talla de Sergio Bravo Sandoval, Sergio Sánchez Ochoa, Margarita Torres Huerta. Hoy es el momento en que en el tricolor deben sacar la barredora y dar paso al surgimiento de una nueva generación política, de una nueva clase política de hombres y mujeres a los que históricamente se les ha cerrado el paso en sus aspiraciones.

En el PRI es la hora del cambio, es la hora de la regeneración, es la hora de sacar de la chistera nuevos nombres. En el PRI saben que se les llegó la hora de la verdad. O se poda la rama o en el 2021 verán cómo Acción Nacional, de una vez por todas, ingresa a Casa de Gobierno. Manzanillo pues, es panista y por lo tanto, no nos hagamos bolas

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- Jorge Nava Leal, Aldo Enríquez, Jesús Rojas, Miguel Salvatierra, Irene Herrera y Claudia Velasco son los nombres de quienes serán los funcionarios de primer nivel en el gabinete de Gabriela Benavides. Y por cierto, Daniel Cortés Carrillo será ratificado como director de la Comisión de Agua Potable, Drenaje y Alcantarillado (Capdam).

Y ni una línea más.