Punto (.) Rojo: Covid-19, balances políticos y electorales

Ignacio Peralta, a nivel nacional es el mandatario mejor calificado por sus gobernados en la estrategia de prevención que ha diseñado en contra del Covid-19./Foto: Especial

Este día, claro que sí mando mis postdatas

La crisis ocasionada por la pandemia de Covid-19 ha servido, como pretexto perfecto, para que todos los que buscan ser candidatos a un puesto de elección popular en el estado de Colima en los comicios generales del primer domingo del mes de julio del 2021 estén, desde ahora, en abiertas e inauditables campañas de proselitismo político buscando ganarse las simpatías y el apoyo de los ciudadanos.

En este tiempo del Coronavirus se está regalando de todo y en todos los lugares: El gobierno del presidente López Obrador otorgará millones de créditos de 25 mil pesos cada uno a los pequeños y medianos empresarios y sigue otorgando becas a los estudiantes, a los desempleados, a las jefas de familia, a los adultos mayores, hay que decirlo como es, el presidente le está dando forma a la estructura electoral más espectacular que se haya visto en la historia de este país. Con treinta millones de personas beneficiarias de los programas federales, en este momento se ve imposible, se ve impensable que López Obrador pueda perder la elección del próximo año.

Y en Colima el gobernador Ignacio Peralta, se percibe, está jugando una partida de varias bandas. A nivel nacional es el mandatario mejor calificado por sus gobernados en la estrategia de prevención que ha diseñado en contra del Covid-19. Nacho es reconocido por sus estrategias de salud pública. Sin embargo, en este momento, una pregunta ronda en el ambiente político: A quién le transmitirá el jefe nato del PRI las buenas calificaciones que Peralta tiene en este momento en su lucha contra el Covid. Parece, queda la impresión de que la pandemia alteró la agenda del priísta con mayor responsabilidad en el estado, se percibe que ya no hay tiempo para darle forma a un proyecto político del PRI que pueda ser competitivo en las elecciones del próximo año. Vienen tiempos de reconstrucción en Colima, se ve difícil que haya posibilidades de perfilar una candidatura tricolor a la gubernatura. Aparte, parece que no hay mucho capital humano disponible.

En el lado del Partido Acción Nacional la suerte está echada y el candidato será, de nuevo,  Jorge Luis Preciado Rodríguez. Trae discurso, trae recursos económicos y un dato clave: Jorge Luis tiene llave para abrir las puertas de potenciales alianzas con el mismo partido del presidente López Obrador, pensando, por qué no, en una eventual concertacesión o, en su caso, se ve viable un pacto, un acuerdo de factor con el grupo político del gobernador Ignacio Peralta. En el PAN no hay que quebrarnos la cabeza, el candidato será Preciado.

Y en el caso de Movimiento Ciudadano, queda la impresión de que Enrique Alfaro, el poderoso gobernador de Jalisco y líder político y moral de ese partido, ya dio el visto bueno para que Leoncio Morán sea de nuevo el candidato. El alcalde de Colima se está moviendo bien políticamente, se llevó a sus filas a cuadros destacados del PAN, como Enrique Michel Ruiz y aparte, se respira en el ambiente, Leoncio trae sólidos acuerdos políticos con el priísta con mayor responsabilidad en el estado. Parece inminente, en este momento, un acuerdo político Peralta – Morán.

Y en Morena es en donde los escenarios se ajustaron. Ya solo son tres los proyectos: Indira Vizcaíno como la mejor posicionada en las simpatías ciudadanas y su figura creciendo, pues ella y nadie más que ella es la responsable de entregar más de 130 mil becas en el estado. Y la gubernatura, hay que recordarlo, se ganará con algo así como 150 mil votos. La segunda carta fuerte del concepto Morena es Virgilio Mendoza Amezcua. Las posibilidades de Mendoza de ser el candidato a la gubernatura dependen, exclusivamente, del valor que López Obrador le dé a la lealtad política del Partido Verde. Si López Obrador ve complicada la elección del 2021 entonces Virgilio será el candidato de Morena. Y una tercer opción la representa el Partido del Trabajo y su senadora de la República, Griselda Valencia. De las posibilidades de César Yáñez parece que están en su nivel más bajo, porque César no quiere y su jefe y amigo, Andrés Manuel, no lo quieren mandar a gobernar un estafo con serios problemas económicos.

Así las cosas amable lector, así está en este momento la partida de ajedrez político del 2021. Y en Punto (.) Rojo estamos de regreso.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- Fernando Morán y Alejandro García Rivera se disputan, de tú a tú, la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Manzanillo.
  2. D. 2.- En Morena hay tres proyectos para la alcaldía porteña: El más fuerte, el proyecto respaldado por Griselda Martínez y que encarna en la figura de Juan Manuel Torres Garcia. Dos, el diputado Rogelio Salinas y tres, una propuesta que está creciendo todos los días, la del activista y delegado de la comunidad de Campos, David Díaz Valdez.
  3. D. 3.- Una conjetura que muchos han puesto sobre la mesa del análisis político… Qué pasaría si el empresario Alejandro Meillón Galindo fuera el candidato “tapado” de Griselda Martínez para sucederla en la sala oval de la alcaldía de Manzanillo. Alejandro, es del dominio público, es quién más influye en el estado de ánimo y en las conductas de la señora presidenta.
  4. D. 4.- Cuando el río suena es porque agua lleva. En algunas encuestas telefónicas les están preguntando a ciudadanos del estado de Colima cómo verían una alianza PRI – PAN por la gubernatura. Y se dan cuatro nombres de quienes podrían encabezar esa coalición: Mely Romero, Jorge Luis Preciado, José Manuel Romero y Agustín Morales. Ahí está el dato y que cada quien saque sus propias conclusiones.

Y ni una línea más.