Queremos Colima


Anilú Salazar Mejía.-

 

“No se hagan

los mártires”

 

Un mal papel interpretó la presidenta del Instituto Electoral del Estado (IEE), Felícitas Valladares, al mostrarse en extremo mandona y correr a los reporteros que cubríamos la denuncia que acudió a interponer el candidato del PAN a gobernador, Jorge Luis Preciado, la noche del martes.

Carente de tacto, la funcionaria entró intempestivamente a la oficina donde estaba declarando el candidato, y acompañada de un policía del estado, le ordenó: “Don Daniel, sáqueme de aquí a estas personas”, refiriéndose a los reporteros que nos encontrábamos ahí.

Y no se contentó con dar la orden, sino que quiso poner a cada quien en su lugar; empezando por el candidato, al asegurarle que todavía que le estaban haciendo el favor de recibir su denuncia, refiriéndose a la hora, porque fue después de las 8:00 de la noche, y a la comisionada del PAN, Brenda Gutiérrez, a quien le dijo “tampoco se hagan los mártires”.

Todo el dramón quedó filmado en video y ya lo atrajo la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cndh) y tomó cartas en el asunto la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cedh), pero las redes sociales también hicieron suyo el caso y sacaron sus propias conclusiones, nombrándola la “Lady IEE”.

La mujer quedó en evidencia como una persona alterada, autoritaria, que ya se engolosinó con la frase “Yo soy la máxima autoridad aquí”; aunque negó que estuviera enojada, y si así lo pensamos es “porque no la conocíamos”. Pues bien, si así es cuando es estable, no la quiero conocer “enojada”.

Sin embargo, transcurrió todo el día de ayer y la presidenta del IEE no salió a dar una disculpa, mostrando que no le interesan los medios de comunicación, o bien, “que ni falta que le hacen”.

 

Poblado en riesgo

 

Patricia Sánchez Sandoval se encuentra temerosa de lo que pueda pasarle a su mamá y a su pueblo, El Naranjo, pues constantemente se inundan y temen ser parte de las estadísticas por desastres naturales.

Señaló que su casa se inunda a causa de las últimas obras que se realizaron en la carretera a El Naranjo, pero no es la única, sino todas las casitas que quedan a bordo de carretera, pues asegura que por las obras se afectó seriamente el nivel de los terrenos, pues elevaron el nivel de la carpeta asfáltica sin considerar estudios previos de nivelación, dado que en este lugar se cuenta con una alcantarilla para el desagüe pluvial, la cual se encuentra completamente bloqueada, causando la inundación de las casas habitación aledañas a la carretera.

Refirió que este hecho afecta seriamente a la población, pues en cada temporal de lluvias, las familias viven con el peligro inminente y la incertidumbre que conlleva una amenaza de esta naturaleza.

En cada temporal, quienes aquí habitan deben ingeniárselas como pueden y procuran salvaguardar su integridad con medios improvisados como tablas, costales de arena… amén de que pasan las noches en vela, cuidando su propia vida y los bienes que con tanto trabajo han adquirido.

Cabe mencionar que este pueblo recibe un impresionante caudal de agua debido a que se encuentra al pie del Cerro del Toro, lo cual resulta por demás beneficioso para la agricultura; sin embargo, quienes viven con el peligro latente sólo piensan en cuándo ocurrirá una desgracia para que las autoridades competentes volteen a verlos y tomen las medida necesarias.

 

Solidaridad con Aristegui

 

El caso de la periodista Carmen Aristegui está encontrando solidaridad en varias partes del país, en Colima no es la excepción, donde también tiene seguidores y personas que pensamos que si le pasa a ella, nos puede pasar a nosotros también, el quedarnos sin voz, sin libertad de expresión.

Hay un enojo social por esto que sucedió con la periodista, porque se puede perder una voz crítica y un espacio diferente a lo que ofrecen la mayoría de barras de noticias.

Esta historia da para varios capítulos.

 

Becas para pintores

 

De Sol a Sol se la pasan pintando los artistas en el andador Constitución, hay quienes, como el doctor Carlos Celedonio, está por cumplir 18 años pintando en ese lugar y sin ningún tipo de apoyo ni mucho menos beca de la Secretaría de Cultura.

Los pintores son vistos con menosprecio, no se les apoya, a pesar de que de ahí han salido varios artistas, siendo aquello un semillero de interesados en el arte.

Ninguno de los que allí pinta y que son el primer referente de los turistas, a quienes les gusta el ambiente cultural del andador Constitución, tiene ningún tipo de apoyo y esto influye en su obra, porque tienen que estar pensando más en sacar para comer, que la creatividad.

Ocupan una ayuda, una beca que los estimule, que les permita enfocarse más a su pintura y ofrecer un mejor trabajo artístico.