Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

CALIDAD EDUCATIVA Y

RETOS PRIORITARIOS

La Reforma Educativa decretada por el Gobierno Federal, encaminada a elevar la calidad de la enseñanza, sin duda, como todo cambio, requiere de un estudio formal y a fondo para estar en capacidad de concretar y alcanzar los fines propuestos.
Es sabido que la educación en México, en comparación con la de otros países desarrollados, acusa serios rezagos, razón por la que su reorientación es una tarea que debe emprenderse con acierto y conocimiento pleno del caso, pues de ello depende en buena parte el futuro de México y su pueblo, en lo referente a su progreso y calidad de vida.
Se sabe que en toda actividad humana, la preparación de quienes realizan el trabajo encomendado, reclama de personal plenamente capacitado para obtener buenos resultados, y más en el sector educativo, donde al margen del docente encargado de la formación de las nuevas generaciones, converge también el compromiso de los gobiernos en turno y de la sociedad en su conjunto.
En ese mismo sentido, se requiere que el profesorado, además de su preparación, cuente con los recursos didácticos de punta que le permitan facilitar el proceso enseñanza-aprendizaje, el tiempo suficiente para preparar sus clases, seguimiento puntual de resultados y de un medio laboral en el que él y sus alumnos realicen sus tareas en un clima propicio para las actividades que llevan a cabo.
Factores primordiales para lo mencionado lo representa también que las familias del alumnado cuenten con la capacidad económica indispensable para ofrecerles diariamente la alimentación recomendable, adquisición de los materiales para el cumplimiento de sus trabajos encomendados y un clima familiar alejado de estrecheces que en muchos casos oscilan en los planos de la pobreza y miseria, como también de la nociva desintegración familiar.
Retomando el caso de los docentes, resulta fundamental que el profesorado perciba salarios que le permitan dedicar su tiempo a la atención total de su compromiso contraído, evitándose tenga que subsanar sus limitaciones económicas realizando otras tareas, o en su defecto, con sobrecargas laborales en el mismo sistema educativo.
Cabe recordar que hasta hace algún tiempo, las plazas de los profesores se consideraban de tiempo completo, pero en un momento dado se tomaron como de medio tiempo, generándose con esa determinación de parte de los gobiernos en turno, que el magisterio tuviera que ampliar sus compromisos laborales a fin de contar con los recursos monetarios que le permitieran cubrir sus compromisos del sostén familiar.
Con lo anterior se generó que los profesores no contaran con el tiempo suficiente para preparar sus clases, y menos, con la oportunidad de dar seguimiento a los resultados obtenidos, pues hoy en día andan de un centro educativo a otro, enfrentando el serio problema que los horarios les generan.
En los países que marcan la pauta en cuanto a calidad de la enseñanza, los docentes están plenamente dedicados a la atención de sus alumnos, percibiendo salarios más que dignos, al mismo tiempo que reciben cursos para elevar sus conocimientos; en tanto, su ingreso al desempeño educativo se otorga en base a su capacidad y preparación demostrada en las evaluaciones a que se les somete.
Con todo lo anterior queda claro que la Reforma Educativa en México puesta en marcha, es un proyecto que necesitará de acciones muy bien delineadas, pues la tarea requerirá de recursos económicos, planeación ordenada, en cuanto a prioridades, y una amplia red de acciones que requerirán de tiempo y reorientaciones.
De entrada, en los hechos se observa que el país no dispone, en la actualidad, de los recursos económicos requeridos para dotar a los centros escolares de los materiales de primer nivel, de otorgar salarios dignos al profesorado de tiempo completo, como tampoco con lo requerido para que las familias cuenten con salarios en la medida deseada para que sus hijos respondan a cabalidad y capacidad para alcanzar lo que un aprendizaje de calidad requiere.
Lo anterior no quiere decir que no sea posible, pero se requerirá de tiempo, porque a corto plazo resulta fuera de la realidad. En ese contexto, la Reforma Educativa deberá ser una tarea permanente, cargada de evaluaciones, reorientaciones y plan bien definido, pues se sabe de su importancia.
Si bien la educación es un renglón fundamental para el progreso de los pueblos, más lo es ofrecerla en la mejor de las formas; porque continuar por la senda hasta el momento aplicada, resulta tan sólo cubrir un compromiso constitucional, mas no el camino que lleve al progreso y mejora en la calidad de vida de la población, y menos aún para forjar las nuevas generaciones que los tiempos reclaman.
En ese sentido, algunas entidades federativas se enfrentan serios problemas para la aceptación de la citada reforma, pues como resulta natural, se han determinado cambios, que por falta de información en unos casos, el profesorado se niega a aceptar.
En el caso concreto de nuestra entidad, la Reforma Educativa avanza en la medida que se otorgan apoyos de parte del Gobierno Federal como también en respuesta a que los profesores y líderes sindicales de las Secciones 6 y 39, Adrián Orozco y Javier Pinto, respectivamente, atienden sus funciones, a fin de evitar todo tipo de problemas.
En ese mismo sentido, no se desconoce la necesidad de analizar las estructuras curriculares de las Escuelas Normales, la calidad de vida del alumnado, apoyos que se les otorgan de la parte oficial y una larga serie de medidas que deben aparejarse al caso de la educación de calidad que se pretende, temas que abordaremos en la siguiente colaboración.