Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

REORIENTAR Y APOYAR

A ESCUELAS NORMALES

En la colaboración anterior señalamos que la Reforma Educativa decretada por el Gobierno Federal para elevar la calidad de la enseñanza, como todo cambio, requiere de un estudio formal y a fondo para estar en capacidad de concretar y alcanzar los fines propuestos.
Asimismo, señalamos que la educación en México, comparada con los países desarrollados, acusa serios rezagos, razón por la que su reorientación es una tarea que debe emprenderse con acierto y conocimiento pleno del caso, por depender de la calidad con que se imparta el futuro de México.
Respecto a la educación en nuestro país, el fin de semana anterior, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (Inee) reveló que la crisis educativa nace en las Escuelas Normales, pues tres de cada cinco que estudian para ser profesores provienen de familias cuyos ingresos económicos están por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.
De acuerdo con el informe del 2015 sobre los Docentes en México entregado al Senado, 60% de los egresados de las Escuelas Normales del país carece del perfil idóneo para ser maestro; en ese contexto, Sylvia Schmelkes, presidenta del Inee, acompañada de todos los integrantes de la Junta de Gobierno del organismo citado, solicitó a los senadores crear programas de apoyo económico para jóvenes de las Normales.
A lo anterior, agregó: “Recomendamos que no solamente sea la beca académica, sino también programas propedéuticos y de apoyo durante el tiempo que están estudiando para evitar que deserten y lograr que sus resultados sean los adecuados, pasen el examen de admisión de ingreso a la docencia”.
Con los datos más recientes del Coneval, la “línea de bienestar mínimo” se basa en el valor de la canasta alimentaria, que para febrero, para las zonas urbanas, fue de mil 268.05 pesos máximos y en las zonas rurales de 887.50 pesos máximos al mes, lo cual implica 42.2 pesos diarios en las urbes y 29.50 pesos diarios en las zonas rurales.
Así, se observa que 78 mil jóvenes normalistas, del total de 132 mil 205 que estudian para ser profesores, provienen de familias que viven con menos de dos dólares al día, en las zonas rurales, y menos de tres dólares al día, en las zonas urbanas.
Igualmente, se puntualiza que los normalistas son en su mayoría mujeres y 59% procede de familias cuyo ingreso se encuentra por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Coneval.
En síntesis, se informa que los egresados de las Escuelas Normales registran carencias en su formación, pues sólo tres de cada cinco de ellos tiene el perfil idóneo para ser maestros.
En este caso se expresa que al provenir de familias por debajo de los niveles de bienestar, estos alumnos tienen dificultades para acceder y para aprender, son digamos alumnos frágiles en el sentido de que cualquier cosa que pasa en la familia, tienen que dejar de estudiar.
La presidenta del Inee indicó que se está proponiendo que a estos alumnos se les apoye económicamente de manera que se les identifique bien y puedan tener el respaldo necesario para disminuir la fragilidad de su presencia en las normales, pero nuevamente no es todo la parte económica.
Razón por la que se recomienda que no solamente sea la beca académica, sino también otros programas, para lograr que sus resultados sean los adecuados y pasen el examen de admisión de ingreso a la docencia.
Schmelkes explicó a los senadores que este estudio define por primera vez en la historia de México el perfil de los docentes de la enseñanza, que se forman en escuelas que no les proporcionan los conocimientos suficientes.
Indicó que porcentajes muy cercanos o superiores a la mitad de los alumnos obtienen resultados insuficientes en los exámenes que se aplican a la mitad de la carrera y nuevamente al término de ésta, lo que nos indica que no están siendo adecuadamente preparados para ejercer la docencia.
Igualmente, se menciona en dicho informe que las Escuelas Normales no son las únicas instituciones formadoras de docentes. La Universidad Pedagógica Nacional tiene 76 unidades y 208 subsedes académicas, los puntajes más bajos en esta evaluación de ingreso los obtienen sorpresivamente los egresados de la Universidad Pedagógica Nacional, ya que 73.1% de ellos resultó no idóneo para la docencia.
También informó a los senadores que la desigual distribución de los salarios docentes afecta de manera visible a los maestros indígenas, quienes no solamente perciben menores ingresos, sino que además se enfrentan a mayores dificultades en su ejercicio profesional, debido a las desfavorables condiciones de las escuelas en las que prestan sus servicios.
Lo que recomienda el Inee es que deben fortalecerse las Normales y eso implica invertir recursos y contratar maestros con el perfil adecuado para la formación de los nuevos docentes.
Como nos podemos dar cuenta, el estudio llevado a cabo reclama una nueva estructura curricular en las escuelas normales, a fin de que los docentes que se formen estén debidamente preparados, mejorar la calidad de vida de las familias y apoyar a los alumnos de las normales en tanto mejora la economía de los hogares.