Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

 

ENCUESTAS, AL GUSTO

DE QUIEN LAS ORDENA

 

Conforme transcurren los días y se acerca el final de las campañas políticas en pos de la gubernatura del estado, vemos cómo los aspirantes y sus dirigencias partidistas van afinando sus estrategias a fin de lograr el respaldo del electorado y alcanzar el triunfo en las urnas.

Vale decir que en los últimos días se han presentado las denuncias de partidos a sus adversarios por supuestas violaciones a los procesos electorales, conductas a las que desde siempre se ha recurrido, tanto en la no observancia de las disposiciones establecidas, como también a dichas denuncias cuando los partidos ven que su candidato no “prende” en el ánimo del electorado.

De hecho, el partido que a nivel nacional ha sido mayormente denunciado es el Pvem, pues se le han impuesto multas millonarias por desacatos a la normatividad, mencionándose incluso en éstas que se le han interpuesto la cancelación de su registro, caso que de ninguna manera se concretará.

Uno de los casos más remarcados es el de las tarjetas de descuentos que se hace llegar a la población, haciendo uso del padrón electoral, ya que con nombres y domicilios llegan dichas micas a los hogares colimenses, sean o no militantes del Pvem.

Igualmente se empiezan a dar las denuncias del PAN, PRI y otros partidos, acerca de la comisión de actos o acciones fuera de la normatividad, las cuales no llevan otra intención que la de llamar la atención del electorado en busca de mayor aceptación, al mismo tiempo que con ello se generan comentarios de éstos respecto a la forma de conducirse y finalmente al cierre de los comicios buscar elementos que les lleven a las anulaciones en los tribunales electorales.

Sin duda, los mencionados señalamientos se dan tanto de parte de los partidos que presumiblemente van a la cabeza como de los que están siendo superados, pues desafortunadamente las malas artes es algo que en la política es lo que abunda.

Otra estrategia que sin duda será recurrente es la referente a las encuestas pagadas por los partidos y candidatos, buscando siempre que las empresas encuestadoras lleven a cabo trabajos encaminados a favorecerles, pues buscar engañar al electorado y ganarse su preferencia. Esta es una estrategia de sobra conocida, como también sumamente devaluada, a tal grado que importantes segmentos de la población las rechaza como verídicas.

En ese contexto, señalamos en la colaboración de ayer: “Todo indica que al llegarse a la media jornada electoral, todo sigue igual, salvo los cambios en los coordinadores, vocero y presidente del PRI, en busca de reponer los 11 puntos perdidos en el primer mes de campaña, los cambios mencionados se asemejan a las tradicionales propuestas de cambio, porque a éstas siempre se las lleva el viento, para seguir todo igual”.

“Sin que hasta el momento se haya dado a conocer una encuesta formal, además de la publicada al término del primer mes de lucha electoral, se percibe que nada ha cambiado, pues el ritmo de las campañas sigue siendo el mismo, salvo el hecho de que todo indica que se ha dado un espacio para poner en práctica nuevas estrategias, por una parte para detener la baja de preferencias y, por la otra, para seguir sumando puntos a favor”.

Ayer martes se dio a conocer una nueva encuesta levantada por la empresa local Proyecta, ordenada por un medio impreso de la localidad, que coloca al candidato PRI-Pvem-Panal, Ignacio Peralta Sánchez. como puntero, con un porcentaje del 44.5%.

En el segundo sitio se coloca al panista Jorge Luis Preciado, con un 23.3%, y a Leoncio Morán Sánchez en el tercer sitio, con un 8.5% de aceptación de parte del electorado.

Sin embargo, unos días antes, el candidato de Movimiento Ciudadano, Leoncio Morán Sánchez, dio a conocer que según una encuesta levantada por su partido, él se ubicaba en el segundo sitio de preferencias, quedando en claro que una y otra encuesta dan resultados ajustados a los intereses de quienes las ordenaron.

Nada extraño resultará que en los días siguientes se publiquen otras encuestas, las cuales de hecho serán muy diferentes a las antes mencionadas, pues esa ha sido la tónica con que los partidos han caminado en los últimos tiempos, paralelamente a lo que ha sucedido con el descrédito de las empresas encuestadoras.

Retomando en caso de las encuestas, basta recordar que la de inicio de campaña levantada a nivel local el siete marzo, marcaba una preferencia del 37.4 % para “Nacho” Peralta, un 18.5 % para Jorge Luis Preciado, al margen de porcentajes menores para el resto de aspirantes.

Al mes de campaña, la encuestadora Parametría dio a conocer en el periódico “El Financiero” los siguientes datos: 42% para el candidato del tricolor, Ignacio Peralta; 35% de preferencias para el candidato panista, Jorge Luis Preciado, y porcentajes muy por debajo de los citados para el resto de candidatos.

Analizando lo anterior y las empresas que han intervenido en la elaboración de las mismas, queda claro que al menos en la primera y la última que los resultados, como siempre, favorecen a quien las ordena, sin que ello evite que el electorado diga la última palabra en las urnas.