Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz-

IMPUGNACION Y

DEFENSA DEL VOTO

Sin duda, la solución final en la elección para gobernador va para largo; pues cabe recordar que desde el inicio de la contienda se caminó por una senda donde privó más que nada una red de medidas orientadas a forjar altas y falsas posibilidades de triunfo sustentadas en las ya tradicionales encuestas.

Al respecto, nos enteramos del primer estudio de opinión en el que se marcaban más de 20 puntos de ventaja para el candidato del partido en el poder, para luego disminuir; pero sosteniendo hasta el final porcentajes considerados inalcanzables por su más cercano perseguidor.

Sin embargo, los resultados en las urnas ni siquiera llegaron a un punto porcentual, situación que borra por completo el término que tanto se manejara de la parte oficial en el sentido de alcanzar un triunfo contundente y transparente, pues lo único transparente fue la sospecha de que el cómputo final no se ajustó a la realidad.

Resultó que las cifras finales que diera a conocer el IEE no fueron contundentes y menos transparentes, como sistemáticamente se diera a conocer en busca de lograr mayores preferencias electorales, meta que en los hechos no se concretó.

Se habló, por parte de la alianza PRI-Pvem-Panal, que al interior de dicha trilogía se trabajaba en pleno respeto a la voluntad ciudadana, encubriendo todo tipo de actos coercitivos que sistemáticamente se hacían a los brigadistas y simpatizantes del candidato panista Jorge Luis Preciado.

Dejando de lado y olvidando el largo número de hechos fuera de la normatividad establecida para el proceso electoral, se llegó al momento de los comicios, que dejaron en claro que todo lo propalado no se ajustó nunca a la realidad, llegándose incluso al autoengaño.

Echando por tierra todo tipo de pronósticos, se llegó al extremo de que la titular del IEE declarara una “voltereta” a nivel nacional en el caso del ganador, para luego desdecirse y manifestar que había cometido un error.

Al respecto, vale mencionar que todo error, más humano que sea, en este caso sería sólo de cifras, mas no del triunfador; pues al hablar “de voltereta”, el nombre de quien lo diera era sólo un candidato de sobra conocido por ella y la población en general, como Jorge Luis Preciado, a quien siempre se le daba como seguro perdedor.

Si a lo anterior se le agrega la presencia del vocero del hasta el momento declarado candidato electo, en las oficinas del IEE minutos después del anuncio dado a conocer a nivel nacional, para luego hablar de un error, este caso sin duda será en su momento una de las tantas pruebas que serán presentadas en el momento de presentar la impugnación ante las instancias del tribunal federal, que resolverá finalmente este singular proceso electoral, que en los hechos no resulta tan novedosos, conociendo sobradamente el sistema político en que vivimos.

A lo anterior hay que sumar el video que fuera ampliamente divulgado por las redes sociales y comentado en los medios de comunicación, donde el titular de la Sedescol, Rigoberto Salazar Velasco, hace el llamado al personal a su dependencia a votar por el candidato del tricolor, so pena de perder su empleo, entre otros hechos documentados.

En fin, podemos decir que no todo está definido sobre el caso; sino que el proceso continúa, pues la impugnación es el siguiente y último paso en que se verá hasta dónde la voluntad popular, normatividad establecida para los procesos, se ciñen al marco de la ley, o si nos encontramos en el callejón sin salida de siempre.

En ese contexto, Ignacio Peralta aseguró que los resultados electorales vertidos en las urnas el pasado siete de junio, en los que el PRI pierde la mayoría en el Congreso estatal y probablemente la mayoría de las alcaldías, dan una importante lección a su partido: Que en Colima la gente quiere un cambio en la forma de hacer política.

Asimismo, dijo en entrevista concedida a una radiodifusora de la localidad, que podemos decir que quienes no entiendan este mensaje, estarán condenados a perecer políticamente, por eso se comprometió a intentar interpretarlo adecuadamente.

Indicó que “las urnas manifiestan un grito desesperado de la sociedad de que quieren un cambio, una nueva forma de hacer y ver la política. Quieren un cambio en la manera en que gobierno y sociedad interactúan, quieren honestidad y transparencia, resultados concretos”.

De hecho, de concretarse el triunfo de “Nacho” en el Tribunal Federal, más temprano que tarde tendrá su prueba de fuego; pues veremos cómo actúa ante un Congreso de la entidad, que como él lo dice será mayoritario para la oposición, pues en honor a su deseo de que haya cambio en cuanto a la impartición de justicia y brille la honestidad, habrá que observar los pasos que dará, para conocer de su lealtad hacia el pueblo colimense.

Por su parte, Jorge Luis Preciado afirmó que cuenta con elementos sólidos para impugnar la elección a gobernador de Colima, entre ellos lo que consideró la intervención del gobierno estatal en el proceso electoral; al mismo tiempo que expresó que a pesar de habérsele entregado la constancia de mayoría a Ignacio Peralta, que le da el triunfo en la elección, “todavía le cuelga al proceso de aquí a octubre en que estaremos definiendo la elección a gobernador y los más probable es que se repita”.

Finalmente, diremos que ayer al medio día, el vocero oficial de “Nacho” Peralta manifestó en un noticiero radiofónico que Jorge Luis Preciado señala puras mentiras, sin presentar pruebas, cuando se le preguntó sobre su presencia en el IEE el día y hora de la “voltereta”, tal vez ignorando supinamente que Jorge Luis las entregará en su momento a donde corresponda, y a nadie más pruebas sobre el hecho.

Sobre todo lo anterior debo señalar que lo escrito es mi muy particular punto de vista, pues desde hace 45 años dejé el partido en que militaba sin afiliarme a ningún otro hasta la fecha; en lo personal, lo único que me interesa es el bien de la gente, de la entidad y la patria. Mañana abundaremos sobre el tema.