Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

 

LEY DE PENSIONES Y

DERECHOS LABORALES

 

Las leyes de pensiones son un apartado que cíclicamente debe ser analizado y adaptado a los ritmos de los tiempos, con la finalidad de garantizar a los trabajadores sus percepciones en el momento de cesantía, así como su calidad de vida cuando se encuentran en activo.

En ese contexto, corresponde a los gobiernos federal y estatal marcar la pauta en acuerdos tomados con las dirigencias sindicales, pues dejar este caso sin las medidas requeridas, incidirá negativamente en el bienestar de la clase laborante y en cesantía, como también en las finanzas de los gobiernos en muchos de los casos.

Centrándonos en la realidad, hay que decir que este renglón se ha visto empañado en forma importante por intereses de corte político, pues con fines meramente electorales, los gobiernos han descuidado este apartado al recurrir al corporativismo, así como los dirigentes sindicales en busca de prebendas y puestos de elección popular.

Asimismo, no se ha dejado de lado la especulación de que las aportaciones a las pensiones de la clase trabajadora han sido desviadas a campañas políticas, descontando los malos manejos de parte de quienes se encuentran al frente de su administración.

Un renglón importante lo representa el número de años de vida de los trabajadores para alcanzar la jubilación, pues el promedio de vida de hace cinco décadas a la fecha, se ha incrementado, situación que ha requerido que tanto el Imss como el Issste reajusten el caso, como también los topes de percepciones; pues en muchos casos resultaban sumamente altas, comparativamente al común de la clase laborante.

Todo lo anterior viene al caso con motivo de que la Ley de Pensiones de nuestra entidad ha permanecido desde hace 52 años, sin contar con un manejo claro y eficiente, con el agravante de que por la falta de su adecuación a los nuevos tiempos resulta de alto costo para el gobierno estatal y municipios incorporados a ésta.

Vale mencionar que la Ley de Pensiones Civiles del Estado surgió del Decreto No. 58, signado por el Congreso del Estado, a iniciativa de Gobierno del Estado, a cargo del licenciado Francisco Velasco Curiel, a partir del primero de enero de 1963.

Dicha ley tuvo como sustento los apartados con que cobrara vida la Ley del Issste, que entrara en vigor por decreto signado por el presidente de la República, Adolfo López Mateos, el 30 de diciembre de 1959.

En el caso del Imss e Issste, cabe mencionar que ante los agudos problemas que representaban sus leyes de pensiones, se procedió a ajustarlas a la realidad que se vive, caso que no ha sucedido en lo relativo a la Ley de Pensiones colimense.

En el caso particular del Issste, la reforma a su Ley se llevó a cabo el primero de abril del 2007, no sin antes llevar a cabo una tarea de análisis y estudio por parte del Gobierno Federal y sindicatos de trabajadores afiliados a dicho instituto, que en su momento manifestaron sus inconformidades, para finalmente tomar los acuerdos convenientes para garantizar el futuro de pensiones y jubilaciones a la clase trabajadora.

Para concretar lo anterior, se tomaron las medidas necesarias y suficientes para que los derechos laborales del personal en activo no fueran violados, y las nuevas disposiciones se sujetaran los trabajadores de nuevo ingreso, sobre todo en lo referente a la edad de jubilación.

Retomando el caso de la Ley de Pensiones en nuestra entidad, vale recordar que en los últimos años los gobiernos estatales en turno han abordado el caso, pronunciándose por dar vida a una nueva ley, que responda a los tiempos que se viven; sin embargo, ha podido más el lazo del corporativismo político, que la urgencia de resolver el asunto.

Al respecto, la legislatura local que terminará sus funciones el 31 de agosto próximo, dejará pendientes la aprobación de un nuevo sistema estatal de pensiones y jubilaciones, como también la ley estatal anticorrupción y el nombramiento de titulares de varios órganos descentralizados.

Sobre lo anterior, el diputado Fernando Antero admite que ya se está definiendo en qué términos dejarán la legislatura con relación al cumplimiento de sus agendas legislativas, haciendo notar que desde enero de 2010, cuando el gobernador Mario Anguiano comenzaba su gubernatura, anunció que reformaría el sistema estatal de pensiones, pero ya concluirán dos legislaturas y su iniciativa nunca fue presentada.

Al respecto, al inicio de esta semana, el secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio de Gobierno del Estado (Stsge), Víctor Vázquez Cerda, aseguró que a su gremio no le apura que exista una reforma a la Ley de Pensiones y en caso de que exista una propuesta en el Congreso, su organización presentará una contrapropuesta, con la que ya cuentan.

Asimismo, indicó que la ley vigente es caduca y se tiene que actualizar, “pero no vamos a permitir que se violente ningún derecho de los trabajadores sindicalizados”. Manifestó que su sindicato no va retroceder en su postura para que las mujeres se jubilen a los 28 años de servicio y los hombres a los 30, además de que se les cubra el 100% de las prestaciones, igual que un trabajador en activo.

De hecho, lo expresado por Vázquez Cerda es algo que se ha repetido siempre; sin embargo, es necesario cambiar el estado actual respecto a las jubilaciones para quienes se incorporen en su momento; pues los tiempos son otros; pero, sobre todo, para estar en capacidad para garantizar a los trabajadores en activo la seguridad de sus percepciones.

Vale la pena subrayar que para concretar la llamada Reforma Educativa en marcha, debe partirse en sentido similar, asunto que abordaremos en la colaboración de mañana.