Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

ECONOMIA, SEGURIDAD Y EDUCACION

Sin duda, nuestro país enfrenta una marcada crisis política, generada más que nada por un sistema que antes de atender sus compromisos para con la población se centra en utilizar el poder para medrar a costa del pueblo, importando muy poco el bienestar de la gente.

Sistemáticamente, los presidentes de la República toman determinaciones secundadas por la mayoría de los gobernadores de las entidades federativas, diputados y senadores, pese a que las determinaciones y proyectos que se trazan incidan en contra de la población.

Todo lo anterior ha venido a desembocar en una larga serie de problemas sociales, que se generan cuando no se tiene el cuidado de atender, hasta llegarse al momento de los extremos, y convertirse en algo difícil de superar.

El primer aviso sobre el tema se refleja en principio con el malestar ciudadano hacia sus autoridades, para al llegarse al momento del cansancio y desesperanza, dar paso a manifestaciones que buscan poner término al estado de cosas.

Lo peor sobre el asunto radica desde el momento en que los gobiernos ponen oídos sordos a los reclamos, procediendo a los autoritarismos mediante medidas que antes de calmar los ánimos los encienden, todo ello al margen del deterioro de las actividades productivas y laborales, de la economía, educación, seguridad y atención a la salud.

A todo lo anterior no es ajena ninguna entidad federativa, pues todo es resultado de un sistema político donde los derechos ciudadanos se ven violados, generándose en consecuencia problemas económicos, inseguridad, desigualdades sociales y malestares que generan inestabilidad.

En el caso particular de nuestra ciudad capital, nos damos cuenta cómo a últimas fechas se ha hecho presente que buen número de acreditados comercios han cerrado sus puertas por diversos motivos, representando los más que nada como resultado del poco poder adquisitivo de la población, caso que se hace presente también en los municipios de la entidad.

Sumado lo anterior a la presencia de grandes cadenas comerciales nacionales y extranjeras, que con sus grandes capitales llevan a la quiebra a pequeños negocios, con el agravante de que éstos cubren bajos salarios al personal a su servicio.

Caso similar se hace presente en la actividad agropecuaria, al llevarse a cabo exportaciones que han convertido en nada rentable para los hombres del campo sus tradicionales cultivos, mientras que las autoridades del sector obtienen altas utilidades para su beneficio.

A todo lo anterior hay que sumar el renglón de la creciente inseguridad, la que antes de verse disminuida, se acrecienta, pese a programas e inversiones con cargo al erario público, que antes de invertirse con transparencia generan marcados desvíos de las autoridades, al margen de las ligas que en algunos casos se establecen con el crimen organizado.

Ejemplo de lo anterior lo representa la reciente fuga del afamado delincuente Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien se escapó de la prisión donde se encontraba recluido por un túnel de poco más de kilómetro y medio de longitud, sin que nadie se hubiera enterado de su construcción, pese a su dimensión, lo que deja en claro en primer término la corrupción, y de no aceptarse esto, la falta de cuidado en un reclusorio de alta seguridad.

Sobre el tema, vale preguntarnos: ¿Por qué las autoridades del reclusorio, de ser verdad que se dieron cuenta de su desaparición en las cámaras del circuito cerrado y presunta revisión a su celda de inmediato y no encontrarlo, sólo el hoyo del túnel por el que huyó, no enviaron a vigilantes a seguirlo por dicho lugar y de no alcanzarlo, saber el sitio por donde salió para acordonar la zona?

Otro apartado que está latente en nuestros días es el relativo a la Reforma Educativa, mediante la cual se busca supuestamente elevar la calidad de la enseñanza, sin haberse tomado en cuenta la opinión del profesorado; pues éste, en el fondo, es un eje fundamental del hecho enseñanza-aprendizaje.

Ignorar a los docentes sobre el tema fue, sin duda, ejemplo del autoritarismo con que siempre procede el Gobierno Federal, sumando a ello la dualidad de la reforma que al mismo tiempo que pretende calidad de la enseñanza, le ensambló una reforma laboral, armada sin consensos y respeto a los derechos laborales en buena medida.

El magisterio que cada día se suma al rechazo de dicha reforma ha señalado no oponerse a una enseñanza de calidad a favor de los escolares, pero sí a la forma como se debe llevar a cabo la evaluación.

Los maestros colimenses han manifestado contar con propuestas, señalando que las autoridades educativas empezaron de atrás para adelante, ya que primero debemos tener un diagnóstico en todos los sentidos.

Abundando al decir que a partir del análisis se podría mandar a los maestros a una actualización pedagógica, para a quien no acuda, se proceda como debe ser.

Señalan que los profesores no están en desacuerdo en capacitarse, ya que, incluso, ellos mismos lo están haciendo por su cuenta; pues siempre han estado dispuestos a dialogar con las autoridades y trabajar, siempre y cuando escuchen las propuestas que tienen quienes están frente a grupo

De hecho, las autoridades educativas del país deben dejar de lado toda cerrazón, escuchar y atender los puntos de vista del profesorado, pues la calidad de la enseñanza depende de que el gobierno resuelva todo lo que dicha pretensión requiere y reclama, como lograr la mejora salarial de las familias.

Lo anterior porque con alumnos mal alimentados y salud deficiente, resulta imposible una educación de calidad, como también contar con escuelas dignas e higiénicas, así como docentes cuya seguridad laboral no esté en riesgo y salarios dignos, de lo contrario, todo quedará en mero proyecto.