Reflexiones


Héctor Espinosa Flores.-

AYER, EN TRIBUNA del Congreso del estado, el diputado Rafael Mendoza Godínez, a nombre del grupo parlamentario del PRD, y en vista del incremento al costo de las cuotas en la Universidad de Colima y la crisis económica, advirtió que le preocupa que en los primeros 15 meses del rectorado de José Eduardo Hernández Nava, se hayan incrementado notablemente las cuotas universitarias. Al comienzo de su administración rectoral, los datos revelan que el arancel se elevó de 450 en nivel medio superior y superior a 600 y 650 pesos, respectivamente. Para el proceso 2014 un nuevo aumento fue autorizado: 700 para bachilleratos y 750 para licenciaturas e ingenierías, lo que representa entre 11 y 12 salarios mínimos vigentes en Colima. “Eso explica que muchos padres de familia acudan ante nosotros manifestando su preocupación. Estamos de acuerdo en que el eje motor de la educación y el conocimiento para el progreso de un pueblo y desarrollo de sus habitantes es una educación con responsabilidad social, de interés popular; como lo reconocen los promocionales institucionales de la Universidad de Colima. Frente al nuevo ciclo escolar que inicia en agosto próximo, desde esta tribuna, hago un respetuoso llamado al ciudadano rector, Eduardo Hernández Nava, para que con base en las facultades que le otorga la Ley Orgánica de la Universidad de Colima, se atienda la preocupación de los padres y las madres de los estudiantes colimenses y se vea la posibilidad de evitar la angustia de las familias colimenses, proponiendo una urgente reducción de las cuotas universitarias, aboliendo algunas de ellas, y proponiendo un esquema de inscripción con facilidades de pago”, añadió.*** ERA DE esperarse que los diputados dieran su voto mayoritario a la propuesta de Gina Rocha, porque además al autorizarse aumentar de 16 a 18 años la edad mínima para casarse; además, ya no se le darán facultades especiales a los alcaldes para permitir que se casen un hombre muy maduro con una niña a la que supuestamente ama, ahora sólo se podrá con la autorización del alcalde y sólo cuando existieran causas graves y justificadas, además de contar con el consenso de los padres o tutores. Ahora, por ninguno pretexto se podrá autorizar la unión matrimonial si alguno de los dos tiene menos de 18 años. Se autorizaron estas modificaciones porque en ocasiones los padres permiten e impulsan estas relaciones conyugales por necesidad económica o para evitar el rechazo social, ante casos de embarazos prematuros o incluso violencia sexual, o por considerar que la niñas o niños estarían en mejores condiciones económicas con una persona mayor, como su protector, lo que es violatorio de los derechos humanos de los menores. En esa misma reforma aprobada por el Congreso, se implementan medidas legislativas donde uno de los requisitos para los futuros consortes sea recibir, previamente al matrimonio o al enlace conyugal, un curso de formación prematrimonial con vistas a incrementar las posibilidades de éxito de la familia, así como prevenir y otorgar información oportuna sobre el tema de la violencia intrafamiliar. Gina Rocha aseguró que con estas dos importantes modificaciones a la legislación local, se da un paso importante en el camino de la prevención de abusos y violación de los Derechos Humanos en contra de las mujeres y de los menores de edad, además de implementar medidas que han sido ampliamente recomendadas por organismos internacionales como la ONU y la Unicef.*** HASTA mañana. Mi correo: [email protected]