Relámpagos filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

Amados compatriotas, hermanos y amigos que integramos pueblo y gobierno en nuestro querido estado de Colima, os invito a llevar a la praxis, sin excepción alguna, el mandato bíblico de “ganar el pan de cada día con el sudor de nuestra frente”. Cuerpo, mente y alma son los tres factores que integran nuestro ser. Contamos con tierras fértiles, ríos, lagos y extenso mar para producir y capturar el alimento de nuestro cuerpo.

Suficientes escuelas, institutos, academias y universidades para alimentar nuestra mente.

Buen número de iglesias, centros iniciáticos, seminarios y conventos con la Santa Biblia al frente de gran número de libros de filosofía místico-esotérica que vitaminan, ilustran y purifican la brillantez de nuestra alma, espíritu y Cristo Interno.

¿Por qué permitir tantas instituciones en el gobierno con altos sueldos sin producir nada, enorme número de “aviadores” que cobran sin trabajar, tragándose el 50% de los ingresos, peor que zánganos en una colmena?

Este maldito grado de inconciencia da como resultado que la clase pobre aumente al mantener la demanda de empleo muy por arriba del incremento de fuentes de trabajo.

Tal desajuste deja a miles de niños sin asistir a la escuela y los hace caer en las garras del alcoholismo, la drogadicción, el hurto, el crimen, la impiedad, cárcel y muerte.

Si los cargos públicos se desempeñaran por personas con solvencia económica y de forma honorífica, en la escuela se concientizara a niños y jóvenes sobre el daño del alcohol y enervantes, aumentarían las fuentes de empleo, desaparecería la violencia y hasta podría licitarse la venta de marihuana y cocaína.

Tengo fe en Dios, que todos los candidatos electos, entre ellos mi hermano en Cristo, “Nacho” Peralta, y mi hijita consentida, “Gaby” Benavides, en base a su gran preparación profesional, simpatía y humanismo, eleven a la categoría de paradigma nacional e internacional el Reino de Colimán y bello municipio de las golondrinas, Manzanillo.

¡Que Dios nos colme de bendiciones por parejo!