Semáforo Covid


El estado se ha montado de lleno en la cuarta ola de la pandemia de coronavirus, con dos días seguidos superando los 400 y 500 casos diarios, más la cifra negra de los casos no reportados y personas asintomáticas. Con gran fortuna, la cifra de fallecidos se ha mantenido muy baja, de tal forma que, en ese sentido, sigue como en los tiempos del semáforo verde.

La situación está como para esperar que los casos se mantengan o repunten al grado de alcanzar la señalización escarlata. El Semáforo rojo, pues, se activará en cuestión de días para Colima, o tal vez horas. De nueva cuenta, con fortuna, en esta nueva ronda las afectaciones se manifiestan en forma de contratiempos.

Por ejemplo, la demanda de certificados de incapacidad temporal para el trabajo por Covid-19 en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se incrementó 300% en la última semana en el estado de Colima, según informó su director de Prestaciones Económicas y Sociales, Mauricio Hernández. Lo anterior, desde luego, implica un gasto de tiempo y recursos, pero la vida, que es lo importante, se mantiene.

Aunque el escenario se prevé con ánimo positivo, habrá que ver si esta situación se mantiene, las hospitalizaciones están bajas y las vacunas de refuerzo estarán por terminar de aplicarse al magisterio para continuar con los rangos de edad de mayor a menor.