Series turcas, fomentan el maltrato contra la mujer

Violencia contra la mujer | Foto: Especial

Los televidentes están acostumbrados a ver series y telenovelas donde la mujer es la que sufre, a quien utilizan, maltratan, humillan, engañan, insultan, golpean y en los casos más severos matan

De unos tres años a la fecha, en televisión de paga o en donde transmiten series vía plataforma, donde el usuario elige entre miles de contenidos, han tomado importancia las series Turcas y otras más de origen de países del oriente medio, lamentablemente la carga subliminal de violencia que en general presentan es abrumadora, en donde mueren las personas que son esclavos, habitantes de las ciudades con alguna acusación sin poder exigir un juicio justo. Esta situación es peor para las mujeres a quienes muestran como esposas sumisas ante un marido que en muy pocos de los casos puede tratarlas con respeto y en la gran mayoría de ellos humillarlas, golpearlas, repudiarlas y acusarlas de adulterio para ser condenadas a muerte.

Este tipo de series en México, un país que lucha por erradicar el machismo y la violencia contra la mujer es un material muy peligroso, ya que si los hombres ven este tipo de series pueden llegar a pensar que ejercer la violencia contra las mujeres es una situación totalmente normal, ya que en otras partes del mundo las mujeres no tienen ni siquiera el derecho de  elegir a su pareja con quien unirán su vida, mucho menos protestar, denunciar abusos sexuales o violencia física, o en el caso de perder la vida, difícilmente será juzgado el hombre que le destrozó su dignidad o le arrebató la vida.

Peor si estos contenidos esta siendo visto por niños, adolescentes y jóvenes que a cualquier hora del día pueden ver estas series o telenovelas, sin ningún tipo de restricción, solo la una advertencia en una cintilla con letras pequeñas que dice “El siguiente episodio contiene escenas de violencia y no es apta para ser vista por menores de edad”.

Actualmente series como El Sultán, Icerde, Elif, Mar Negro, Nueva Novia, Amar una vez más, entre muchas otras que han sido transmitidas desde hace bastante tiempo y que son potenciales generadores de violencia contra las féminas. Es por eso que en la Sección Perfil de Mujer, le daremos más información acerca de este tema, y no está de más verificar el tipo de programas que nuestros hijos ven en casa, más si nos encontramos trabajando y ellos se quedan un tiempo solos.

Las novelas y la violencia contra la mujer

Turquía vive una fuerte movilización contra la violencia machista desde 2016, año en que se dio a conocer el pasado sábado el asesinato de la estudiante Özgecan Aslan.

“Ella era una estudiante de 20 años que volvía a su casa en un autobús. Parece que el conductor intentó violarla y que ella se defendió con espray de pimienta, pero fue acuchillada hasta morir“, escribió al respecto la periodista turca Rengin Arslan.

“También la golpearon en la cabeza con una tubería de hierro. La policía encontró su cuerpo quemado en el lecho de un río, y detuvo a tres hombres en relación con la muerte: el conductor del minibús, su padre y un amigo”, agregó la profesional, cuya historia personal no es muy diferente a la de Aslan. Una realidad que las teleseries turcas como “Fatmagul” o “Kuzey Guney“, tan populares en nuestro país, suelen no mostrar.

Como señaló a EFE la activista feminista Aysun Eyrek, lo que le sucedió a Özcegan le podría haber ocurrido a cualquiera.

“En otros casos de violación, la sociedad siempre busca un pretexto para pensar que la mujer en el fondo tenía cierta culpa. En el caso de Özgecan no hay disculpa: sólo se subió a un minibús para volver a casa”, señaló Eyrek. “Si ella hubiera bebido alcohol y hubiera conocido en un bar al hombre que la intentó violar, las reacciones no habrían sido las mismas“, agregó.

En 2014 en Turquía, un país de 75 millones de habitantes, murieron asesinadas por violencia machista 281 mujeres. Al igual que en el resto de Europa, en dos de cada tres casos, el asesino es su pareja presente o pasada, o un pretendiente.

Entre un 15 y un 20 por ciento corresponde a familiares masculinos -reflejo de la tradición de los denominados “crímenes de honor” en la que la propia familia asesina a una hija o hermana- y poco más del diez por ciento a agresores no directamente relacionados con la víctima.

“Por lo general, vivimos con miedo. Miedo de nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros esposos. Estamos asustadas porque hemos sufrido violencia a sus manos […] No queremos vivir con el temor constante a ser castigadas sin motivo“, escribía ya en 2003 Nebahat Akkoc, fundadora de KA-MER (Centro de Mujeres), grupo de mujeres de Diyarbakir.

Otras 7 series turcas que generan violencia contra la mujer

Tras el éxito de ‘Fatmagül’, la primera serie turca emitida en España, han arrasado en la parrilla de Nova otras series como ‘Amor de Contrabando’, ‘Ezel’, ‘Sila’ o ‘Madre’, que actualmente se encuentra en el prime time de los domingos de la cadena. Ahora el grupo ha anunciado que ha adquirido los derechos de ‘Mujer’, ‘Hercai’, ‘Amor prohibido’, ‘Las mil y una noches’, ‘Fugitiva’, ‘Cennet’ y ‘Mar de amores’.

Es impresionante ver el grado de aceptación que estas series han tenido entre el público de habla hispana, pues desde España hasta América latina son transmitidas con tal intensidad y vistas por millones de televidentes que diariamente tienen una clase que se debería titular “Las diversas modalidades de violentar a una mujer”.

Mujeres asesinas, la serie que escandalizó al mundo

Bastaron unos cuantos capítulos para que comenzaran a satanizar una serie que mostraba la otra cara de la violencia contra la mujer, me refiero amable lectora a Mujeres Asesinas, que solamente gozó del privilegio de tener tres temporadas, tras las ámpulas que levantó en el mundo machista.

Mujeres asesinas es una serie de televisión mexicana, producida por Pedro Torres, director de Mediamates, en sociedad con Televisa. Es una adaptación de la serie argentina Mujeres asesinas. El formato de la serie presenta en cada capítulo un caso diferente acerca de una o varias mujeres que cometen un asesinato.

Esta es una serie que presenta el lado oscuro de mujeres que, tras haber estado sometidas a maltratos o abusos, terminan convirtiéndose en crueles asesinas. Esta serie es una riquísima indagación psicológica acerca de los modos en que la violencia y la muerte se apropian de la mente femenina.

El Departamento de Investigación Especializado en Mujeres (DIEM), es una institución de alta tecnología y profesionalidad con policías capacitados para enfrentar y resolver crímenes en los que la asesina fue también víctima. Dicho departamento se encarga de encontrar respuestas, comprender y ayudar a estas mujeres quienes son culpables o simplemente víctimas de su destino. Cada episodio muestra un caso distinto donde una mujer comete un asesinato. Las mujeres que llegan al DIEM, tras profundas investigaciones, son mujeres que han matado y saben que merecen castigo, pero tuvieron diferentes motivaciones para llegar a matar. Mujeres asesinas que, finalmente, habrán de rendir cuentas.

Esta serie tuvo tal respuesta que se prolongó por tres temporadas. A pesar de ello, no gozó de tanta difusión como actualmente tienen las series turcas en distintos puntos del planeta, pero no nos quebremos la cabeza, es fácil llegar a concluir la razón principal de que esta serie ha permanecido estancada por tanto tiempo.

Los televidentes están acostumbrados a ver series y telenovelas donde la mujer es la que sufre, a quien utilizan, maltratan, humillan, engañan, insultan, golpean y en los casos más severos matan.

Pero en Mujeres Asesinas la otra cara de la moneda de la violencia contra la mujer, que escandalizó y puso a los críticos a trabajar en el tema, argumentando que esas series les daban ideas a las mujeres para volverse más agresivas. ¡Dios Mío! Mientras tanto miles de mujeres mueren al año a manos de sus familiares, amigos, vecinos, pretendiente, novio, esposo, todos ellos con una mente enferma, llena de odio hacia la mujer.

Ni en las series hacen justicia a las mujeres víctimas de violencia.

En fin, hasta aquí llegamos queridas lectoras, nos leeremos pronto.