Si el puerto te da contenedores aprende a…

Patios de contenedores rodean a Jalipa | Foto: El Noticiero de ManzanilloPatios de contenedores rodean a Jalipa | Foto: El Noticiero de Manzanillo

 Sembrar contenedores de desecho en partes del fondo marino, generaría bancos de pesca

En Manzanillo abundan los contenedores. Los vemos circular por todas partes, abandonados en buen estado o destruidos, llegando o saliendo con mercancía de la salud o apilados en los patios, dentro y fuera del recinto portuario. Una vez que terminan de ser utilizados, muchas veces en buen estado, pueden ser reutilizados para diferentes propósitos con gran beneficio social, de los que voy a mencionar algunos a continuación.

Es necesario que se siembren contenedores de desecho en partes del fondo marino, para generar bancos de pesca. Estos se crean en los lugares donde se siembran arrecifes artificiales. Esto traería un gran beneficio al sector de la pesca ribereña. Tal sistema ya manejaba con insistencia hace cerca de quince años Pedro Figueroa Fuentes, porteño experto en el tema de la pesca y acuacultura, en los tiempos en que colaboraba en el gobierno estatal.

La verdad es que hay muchísima utilidad posible para los contenedores en desecho o desuso, que pueden con relativa facilidad conseguirse en donación desde el gobierno, tanto para éste como para otros fines de gran provecho para nuestra ciudad. En el caso de la pesca, podrían crearse arrecifes artificiales con ellos por alrededor de doscientas hectáreas, lo que aumentaría drásticamente la producción de los ribereños. Éste es un sistema que ya se ha puesto en práctica con éxito, no solamente en otros países, sino también en otros estados de nuestra República.

Pero los contenedores reciclados pueden tener muchos fines de gran utilidad, pues también hay proyectos que se han manejado en otros lugares, en que se hacen casas habitación con contenedores apilados y con ligeras adecuaciones, gracias a arquitectos con una gran visión, ya que se trata de viviendas económicas y de rápida construcción, pues solamente se les agregan ventanales, puertas, forros de aislante térmico, escaleras y hasta aires acondicionados.

Aquí solamente hemos visto algunos casos de su aplicación en la construcción en el caso de oficinas, pero no para apoyar en lo social. Si se consiguieran contenedores donados, se podrían acondicionar viviendas a bajo costo, que estarían disponibles para ser ocupadas en poco tiempo, porque más que hablar de construir, estaríamos hablando de ensamblar y habilitar.

Reciclar es parte importantísima de la ecología, porque antes de tirar, es mejor reutilizar. Recordemos que por la colonia Alameda hay desde hace muchos años varias viviendas habilitadas en antiguos carros del ferrocarril. Las viviendas hechas con contenedores de reciclado pueden elaborarse con diseños arquitectónicos muy hermosos y funcionales, además que, por su peso y resistencia, son muy seguras en casos de terremotos y vientos huracanados, como los que cada año soplan en Manzanillo, y destruyen muchas viviendas rústicas.

Yo pienso que, si se hacen acuerdos con empresas relacionadas con el ámbito portuario, se podrían obtener en donación muchos contendores a los que podría dársele buen uso, tanto los señalados, como otros ingeniosos que se apliquen, como recipientes de basura, por ejemplo.