Sigue deficiente el transporte urbano

Familias vulnerables las más afectadas, el 56% de su ingreso lo destinan a este tipo de traslados. | Foto: Especial

No pasan a tiempo y unidades antiguas

A pesar del incremento en el costo del transporte urbano, no se renovaron las unidades y continúan trabajando, pero con mayores deficiencias, aunado a esas condiciones físicas del equipo, se le agrega que los horarios siguen afectando a los usuarios, ahora tardan más en pasar, ya no son los 10 ó 15 minutos, hay rutas en que las personas  tienen que esperar hasta 40 minutos para poder hacer uso del servicio.

De acuerdo con datos del Inegi, las familias con un ingreso mensual promedio de 2 mil 722 pesos, ocupan el 56% de sus recursos reservados para el transporte público y las que tienen ingresos mensuales superiores a 50 mil pesos invierten el 9.4%.

En el caso de Juanita (vendedora), el porcentaje de inversión en el transporte público depende de sus ganancias, pues desde que inició la pandemia y el encierro, los 8 pesos de la ruta pueden representar medio kilo de tortillas para la comida y la ganancia ha disminuido.

Para ella, pese a todas las deficiencias que presenta el transporte colectivo, este es el único medio accesible a sus ingresos, que tiene para trasladarse por el estado y concretar la venta de sus productos, lo único que le queda es quejarse, porque no puede prescindir de él.

Proyecciones hechas del gasto familiar para 2030, estiman que las familias con el déficit más bajo incrementarán su gasto en transporte público hasta en un 4% y en las de más alto disminuirá en un 0.5%.

La constante es una: El precio incrementa, pero no la calidad del servicio. Los habitantes de zonas urbanas se ven más afectados por la contaminación e inseguridad que provocan los problemas de tránsito.

Por ello, es urgente que se le dé atención al problema del transporte colectivo, que atiendan realmente las necesidades de movilidad de las personas de ingresos bajos; este tema no resulta prioritario en los temas de gobierno.

Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares en el 2016, para la mayoría de las familias mexicanas en las zonas urbanas, el transporte es el segundo concepto de gasto familiar.