Tenemos potencial en la gastronomía

Colima cuenta con montaña, clima y paisajes que pueden venderse muy bien con un menú turístico basado en la cocina tradicional: Investigador Alberto Peralta de LegarretaColima cuenta con montaña, clima y paisajes que pueden venderse muy bien con un menú turístico basado en la cocina tradicional: Investigador Alberto Peralta de Legarreta

Colima cuenta con montaña, clima y paisajes que pueden venderse muy bien con un menú turístico basado en la cocina tradicional: Investigador Alberto Peralta de Legarreta


Para destacar en el escenario culinario y que Colima pueda ser referencia gastronómica en el país y en el mundo, lo que más le falta es promoción, porque aquí hay buenos sabores, están bien ejecutados los platillos e incluso tienen un colectivo de mujeres bien organizadas, que aportan esa experiencia culinaria tradicional, pero no ha sido dada a conocer.

Dijo en entrevista exclusiva para El Noticiero, Alberto Peralta de Legarreta, profesor e investigador de la Coordinación de Investigación de la Facultad de Gastronomía de la Universidad Anáhuac México, quien señaló que es probable que desde fuera del Estado, la gente no conozca lo que la cocina colimense tiene para ofrecer al país y al mundo. “Salvo uno o dos platos icónicos, los que venimos de fuera desconocemos qué es lo que comen en Colima”.

Alberto Peralta de Legarreta

Destacó que para esto es necesario que haya una interacción entre los actores políticos, restauranteros y cocineras tradicionales, para hacer funcionar esta parte, que haya menús turísticos basados en cocina tradicional que puedan ofertar los restaurantes, que haya ferias gastronómicas para que den a conocer las especialidades que aquí se tienen, “por eso creo que hace falta promoción”.

Destacó que en Colima, existe un colectivo de mujeres muy bien organizado y consolidado, a pesar de que tienen 5 años trabajando para dar a conocer la cocina tradicional, lo han logrado; a nivel nacional sus productos y su marca ya empieza a ser reconocida, tema en el que otros estados aún no han podido avanzar lo suficiente; “recientemente publicaron un libro llamado “Mujeres del Fuego, Sabores y saberes”, que ya ha sido conocido en diversos países del mundo. Eso habla de que su cocina lo tiene todo para ser un atractivo local.

Peralta de Legarreta señaló que no solo se puede ofertar comida, también se vende la experiencia de disfrutar un paisaje, el clima; ahora que está muy vinculado la alimentación con los escenarios naturales, “se puede hacer un turismo muy diverso, incluso por zona, aprovechar los atractivos turísticos y de vegetación tan diversas que tiene Colima, para satisfacer de una manera más amplia el interés de los turistas, de vivir una experiencia gastronómica.

El investigador comentó que sus estudios están muy relacionados con el aspecto turístico, “yo me dedico particularmente al turismo cultural y gastronómico, de repente a la parte religiosa, pero en la coordinación a la que pertenezco se hacen estudios para las secretarías de estado, hacemos medición del sector, redimensionamiento en cuestiones económicas, etc.”

Camarones al coco

Cuando se hace investigación de tipo económico, se crean indicadores que le sirven a los empresarios, a los actores del turismo para invertir o darse cuenta de cómo están las circunstancias para el turismo en nuestro país; de manera particular me dedico a hacer investigación gastronómica, principalmente la que tiene relevancia histórica, por ejemplo, el rescate de recetarios antiguos, para tratar de darle un nuevo valor a platillos que ya estaban en el pasado, y que a través de alianzas con personas, le damos nueva vida a platillos olvidados”.

Enredadas de chacal.

También trabajo en cuestiones de turismo gastronómico -resaltó-, personalmente estoy interesado en este fenómeno de la cocina tradicional, porque la siento muy cercana, más que las cuestiones económicas, es mucho más un asunto humano que de números. Por eso me gusta más esta posibilidad, de tratar de entender este fenómeno, que además a mucha gente le sirve para activar la economía local.