Toma 20 minutos descarrilar un tren en México


Saboteadores desmontan clavos, grapas, placas, durmientes y rieles

Delincuentes son capaces de desmontar en sólo 20 minutos, clavos, grapas, placas, durmientes y rieles de un tramo de vía férrea para descarrilar trenes, revelan investigaciones recientes sobre el descarrilamiento de 39 vagones y 4 locomotoras de Ferromex.

Los saboteadores han aprendido a aprovechar la ventana de tiempo que les deja el paso de un vehículo encargado de despejar las vías para los trenes.

Las normas de seguridad para los 26 mil kilómetros de vías férreas que tiene México establecen que 20 minutos adelante de cada convoy debe circular un vehículo conocido como Hy-rail (una pick-up habilitada con ruedas especiales), para que despeje las vías de eventuales obstáculos.

El paso del Hy-rail se ha convertido en un aviso para quienes sabotean ferrocarriles, pues saben que tras él tienen una ventana de tiempo para dañar las vías.

Sistema ferroviario, en jaque

En tanto, Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec perdió $34.8 millones de pesos por el robo de trenes en Campeche, Chiapas, Tabasco y Yucatán entre 2007 y 2017.

Imágenes de hombres con el rostro cubierto por un pañuelo, blandiendo pistolas y cabalgando detrás de un tren, históricamente en México son parte de una narrativa cinematográfica con tintes justicieros.

Desde hace dos años, escenas sin épica de vagones descarrilados por bandoleros, que despanzurran rieles y desentierran durmientes, tienen en jaque al sistema ferroviario de carga del país.

En menos de 20 minutos, los saboteadores desmontan con poderosos marros un tramo de la vía férrea, suficiente para que descarrilen locomotoras y sus vagones.

Sobre la ruta Veracruz-Ciudad de México —primera que existió en México a partir de 1873—, que en las últimas semanas ha sido blanco de distintos hechos delictivos, Ferromex transporta por ahí al menos 23 productos químicos tóxicos, 29 inflamables, residuos sólidos potencialmente peligrosos para el medio ambiente, como ácidos e incluso explosivos, según la lista de productos que mueve la concesionaria.

Con la creación de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF), en 2016 se empezó a llevar el registro de los robos a los trenes –el año pasado contabilizó 1 mil 96 asaltos–, ya que antes el tema formaba parte de las investigaciones de la PGR, a partir de la respectiva denuncia de hechos.

El riesgo de los descarrilamientos de trenes de carga provocados –desde el 28 de abril han ocurrido siete hechos– no para solamente en la destrucción de la infraestructura ferroviaria, que incluye líneas de fibra óptica con la que opera los rieles, sino en el riesgo que podría producir el derrame de los productos tóxicos, inflamables, corrosivos y hasta explosivos que por esa vía se transportan desde Veracruz y Coatzacoalcos hacia Ciudad de México.

(Con información de Andrés Becerril, Excelsior)

Se el primero en comentar en "Toma 20 minutos descarrilar un tren en México"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.