Transporte urbano en Colima, un simple negocio

Camión del transporte urbano | Foto: Especial

La gente pagaría hasta $10 si hubiera servicio y unidades como en Europa: Irving Radillo Murguía

La mayoría de los concesionarios del transporte urbano quieren exprimir a como dé lugar sus unidades sin ningún tipo de inversión y recargar sobre nosotros, la ciudadanía, el peso de mantener el servicio y el negocio, porque no se ve el tema de movilidad urbana como un servicio para la gente, sino como un simple negocio.

Así lo señaló en visita a El Noticiero de Colima, Irving Radillo Murguía, representante de la Coordinadora Socialista Revolucionaria, organización ligada a un movimiento internacional cuyo comité en Colima fue fundado hace 2 años por un grupo de activistas locales que han intervenido en movimientos ambientalistas, feministas, estudiantiles y campesinos, confluyendo con otras ONG.

Desde hace unas 3 semanas han recopilado testimonios de la ciudadanía que rechazan el alza en la tarifa del transporte urbano, los cuales –destacó- coinciden con una nota publicada hace unos días por este medio de comunicación, donde se señalaba que incluso la tarifa debería bajar por el mal servicio prestado.

“La última acción fue la recaudación de firmas, logrando recopilar el apoyo de más de mil ciudadanos en sólo 4 días, con una jornada total de 24 horas activas, entregándoselas a la Secretaría de Movilidad”.

Al preguntarle cómo sí se justificaría un alza en la tarifa, respondió que hay gente que estaría dispuesta a pagar hasta 10 pesos si la frecuencia fuera buena pasando cada 10 minutos, si hubiera paraderos óptimos en todos lados, si los operadores brindaran un trato digno al usuario y si disfrutaran de unidades modernas; “básicamente si cumplieran los compromisos que se hicieron en 2017”.

Finalmente, aseguró que con los recursos que actualmente se obtienen hay muchas cosas que los concesionarios podrían hacer, “con más conciencia en el manejo de ese dinero. Incluso en ciudades pequeñas en Europa con menos recursos que las grandes capitales, tienen un sistema de transporte eficiente y hasta gratuito, como en la pequeña ciudad del suroeste de Francia, Saint Jean d’Angély”, puntualizó.