De Volcán a Volcán


LA MONJA ROJA DEL MAYAB

Carlos Avalos

Elvia Carrillo Puerto fue una lideresa feminista y sufragista mexicana, nacida en Motul de Carrillo Puerto, Yucatán, el año de 1881 y fallecida en la Ciudad de México en 1967. Luchadora social cuyo activismo le ganó el mote de Monja Roja del Mayab. Fue miembro del Partido Socialista del Sureste y hermana menor del caudillo yucateco Felipe Carrillo Puerto, quien fue gobernador de Yucatán de 1922 a 1924.

Con este sencillo homenaje recordando a una mujer totalmente feminista, que luchó por los derechos y libertades de la mujer, iniciamos esta colaboración rememorando los 62 años del primer voto femenino sufragado en México, en una elecciones federales, que fuera consecuencias de la lucha primera por lograr la equidad de género, decretada en la Ley de Relaciones de Familiares, según la cual los hombres y las mujeres tienen derecho a considerarse iguales en el seno del hogar, promulgada en 1916.

La lucha de las mujeres prevalece, y aunque este pasado tres de julio pasó inadvertido ante los ojos de la sociedad civil, la clase política lo tendrá muy presente en el 2018, cuando las mujeres ocupen el 50% de las posiciones en las planillas electorales. En esta tribuna, en un humilde reconocimiento haremos una breve semblanza histórica de los principales logros obtenidos por el género femenino en más de un siglo de persistencia, y la remembranza de las primeras mujeres que ocuparon las posiciones políticas en todos los ámbitos de la escala política.

1923: La Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres convocó al Primer Congreso Nacional Feminista, que se reunió en la Ciudad de México, con la asistencia de 100 delegadas. Sus principales demandas en lo político fueron la igualdad civil para que la mujer pudiera ser elegible en los cargos administrativos y el decreto de la igualdad política y la representación parlamentaria por parte de agrupaciones sociales. Como consecuencia del Congreso Nacional Feminista, el 13 de julio de ese mismo año, el gobernador de San Luis Potosí, Aurelio Manrique, expidió un decreto en el que se concedía a las mujeres potosinas el derecho a votar y a ser elegidas en elecciones municipales.

El ejemplo perenne de la mujer política a seguir es Elvia Carrillo Puerto -La Monja Roja del Mayab-, quien fue electa diputada en el Congreso de Yucatán en el año de 1923. convirtiéndose en la primera mujer mexicana en asumir ese cargo de representación popular, cuando las mujeres en México aún carecían del derecho de voto, derecho por el que luchó incansablemente hasta su obtención en 1953, así como por el control de la natalidad, la libertad sexual y el divorcio.

Apenas 11 años después de los derechos promulgados en 1953 y ejercidos en 1955, en 1964: María Lavalle Urbina fue electa junto con Alicia Arellano Tapia, como las dos primeras senadoras en la historia de México, en representación de su estado, Campeche, para el período que culminó en 1970.

Lavalle Urbina ejerció como la primera presidenta del Senado en 1965, pero antes se había registrado su nombre en los anales de la historia cuando en 1944 se convirtiera en la primera mujer -en el estado de Campeche- en titularse como abogada. Y siendo nombrada fue magistrada del Supremo Tribunal de Justicia del Distrito y Territorios Federales en 1947, durante el período presidencial de Miguel Alemán Valdés.

La nayarita Aurora Jiménez de Palacios fue la primera mujer mexicana en ser electa para el cargo de diputada federal, iniciando así su participación política en el PRI, al erigirse como estado el entonces Territorio Norte de Baja California. Fue electa el 4 de julio de 1954, protestando para el cargo el 7 de septiembre del mismo año para formar parte del último periodo de la XLII Legislatura hasta 1955, esto debido a que cuando era territorio federal Baja California solo tenía derecho a elegir un único diputado y al convertirse en estado tuvo derecho a elegir uno más.

Los logros feministas se verían parcialmente culminados en el estado de Colima, cuando Griselda Alvarez Ponce de León fuera postulada como candidata del Partido Revolucionario Institucional y el Partido Popular Socialista al gobierno de Colima en 1979, resultando electa como la primera mujer en ocupar el cargo de gobernadora de un estado luego de vencer por 72,791 votos al candidato del PAN, Gabriel Salgado Aguilar, que obtuvo 15,751 votos. Anteriormente, en 1976, había sido electa senadora por el estado de Jalisco.

Doña Griselda, como la conocíamos todos, maestra, escritora y política mexicana, provenía de la familia con más raigambre histórica y política en Colima, su bisabuelo fue el general Manuel Alvarez Zamora, primer gobernador del estado y constituyente en 1857, y su padre, Miguel Alvarez García, desempeñó el mismo cargo. Sus apellidos, de origen español, se remontan al explorador y conquistador español Ponce de León (siglo XVI), primer gobernador de Puerto Rico y después primer europeo en llegar a la costa de la Florida, estado estadounidense que estuvo bajo la soberanía española hasta mediados del Siglo XIX.

En 1955, María del Socorro Blanc Ruiz se convirtió en la primera mujer presidente municipal interina en San Luis Potosí y en México, hecho que la convirtió en uno de los personajes más emblemáticos defensores de los derechos electorales de las mujeres. Fue profesora normalista y licenciada en derecho por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, además de catedrática en diferentes instituciones educativas.

Martha Leticia Sosa Govea fue la primera presidenta municipal de Manzanillo en el período 1998-2000, quien además logró la alternancia partidista llevando al Partido Acción Nacional a la alcaldía porteña, mientras que Vicente Fox Quezada hacía lo propio en la Presidencia de la República. Sosa Govea había comenzado su carrera en puestos de elección popular como diputada local suplente de 1988 a 1991, electa diputada al Congreso de Colima de 1994 a 1997 por la vía de representación proporcional. Posteriormente, en 2003 fue candidata a diputada federal por el II Distrito Electoral Federal de Colima, donde no obtuvo el triunfo que favoreció al candidato del PRI, Rogelio Rueda Sánchez; en 2006 fue postulada candidata a senadora en primera fórmula obteniendo la victoria y convirtiéndose en senadora por Colima para el periodo de ese año a 2012. Había pedido licencia para contender por la gubernatura del estado obteniendo 121,850 votos, contra 134,052 sufragios de su oponente Mario Anguiano Moreno del PRI que ganara la elección. Actualmente es diputada en el Congreso local.

Sin duda, la Monja Roja del Mayab marcó un sendero a seguir, la lucha por los derechos y la igualdad de género sigue avanzando, aunque no se ha podido romper la misoginia en la Presidencia de la República, los espacios ganados llevarán por consecuencia al máximo escaño de la nación a una mujer no muy tarde, al tiempo. 64 años del voto femenino no han pasado en vano, pero por hoy el espacio se termina y como dijo Don Chuyaco… ¡Adió!

Se el primero en comentar en "De Volcán a Volcán"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.