Ya no sirven las luminarias de la Calzada Galván

Actualmente, al pasar por la noche, se observa lo maltratado de las luminarias.| Foto: Especial

Más de la mitad de las luminarias que se encuentran en la Calzada Pedro A. Galván, que está frente al Congreso y la ex zona militar en esta capital, ya no están funcionando, muchas de ellas golpeadas, iluminación quebrada, algunos postes caídos producto de accidentes, finalmente la causa es porque no se le da mantenimiento; pareciera ser, que se hizo como una obra relumbrón; lo que implica, que el Ayuntamiento o el Estado según sea el responsable, rehabiliten esa obra o de plano la quiten y vuelvan a ampliar la avenida, que mucho hace falta.

Desde un principio que empezaron la obra, se ocasionaron accidentes y empezó la inconformidad social, pues como siempre, no se consulta al pueblo para hacer este tipo de modificaciones, y es la social la que la reciente los cambió; en un principio, todo muy bonito, pero si no se le da mantenimiento a este tipo de instalaciones luminarias, rápido se observa su abandono, por eso es que, cuando se proyecta una obra de esta naturaleza, hay que pensar en el mantenimiento permanente para que siempre esté cumpliendo con el objetivo trazado.

Actualmente, al pasar por la noche, se observa lo maltratado de las luminarias; así como están las cosas, poco vale la pena estar sufriendo por la restricción a dos carriles, antes eran cuatro; que aligeraban la vialidad en esa zona; pero como está la obra o se arregla o mejor volvemos a como estábamos, es decir, a quitarla y regresar a cuatro carriles; lo que se debe hacer, es lo que más función para beneficio de la sociedad.

A algunos no les gustó la idea de esa obra en un principio, a otros sí, pero que lo que se debe tomar en cuenta, por parte de quienes están encargados de esto, es que, lo que se construya, debe ser para bien social; además de que, tiene que ser funcional; en este caso, no fue tan atinado, ya que se restringía la vialidad, aunque visualmente, se veía muy bonito, de cierta manera hasta valía la pena el sacrificio social, pero ahora, que esas luminarias en su mayoría no sirven, porque no les dan mantenimiento y tino una serie de problemas pues en vez de verse bonito se ve muy feo y entonces ya no se cumple con el objetivo trazado.

De ahí que, es necesario que se les de mantenimiento permanente o de lo contrario quitarlas y volver a como estábamos antes que mucho hace falta para desahogar el tráfico y evitar accidentes.

www.angelduran.com