26 años del terremoto que sacudió Manzanillo y provocó un tsunami 


Dejó a muchos damnificados, daños y provocó también un tsunami; semanas después, las familias aún dormían a la intemperie por miedo 


Hoy 9 de octubre se están cumpliendo 26 años de una de las mayores catástrofes naturales que ha sufrido el estado de Colima y me refiero al terremoto ocurrido a las 9:35 de la mañana, el cual alcanzó una magnitud de 8 grados, según algunas fuentes, mientras que otras lo sitúan como de 8.2, con epicentro frente a la costa de nuestra entidad, a una profundidad de 25 kilómetros. Los efectos se sintieron principalmente en los estados de Nayarit, Jalisco, Michoacán y, desde luego, todo el estado de Colima.  

El Hotel Costa Real colapsó y una parte de la Plaza Santiago, que era un complejo comercial. También dejó inservible el Hospital del Imss en Salagua y la central camionera de Manzanillo, ubicada en la colonia Libertad, entre otras edificaciones. En algunos recuentos se dice que hubo un saldo de cuarenta y dos muertos, en otros que cuarenta y nueve y en otros incluso sesenta, además de registrarse más de doscientos heridos. 

 El terremoto fue de tal intensidad, que era casi imposible caminar durante su etapa más intensa, pues la tierra brincaba, se elevaba y subía, y luego parecía oscilar, haciendo que las personas tambalearan y hasta en algunos casos, cayeran al suelo por esta inestabilidad. Tres minutos duró la pesadilla, pero parecía que no se iba a terminar nunca, además de generar un fuerte sonido por la vibración de las capas del suelo.  

Al término del evento, se vio que muchas casas se hundieron, mientras que otras se elevaron y que en el piso habían quedado muchas grietas. La central camionera quedó llena de grietas y una parte del techo de los andenes cayó sobre los autobuses que se encontraban estacionados. Por mucho tiempo los autobuses tuvieron que arribar a unos andenes improvisados que se les hicieron en el área del estacionamiento de la central y, finalmente, se optó por construir una nueva central, que es la Terminal de Autobuses de Manzanillo que se encuentra en el Barrio 1 del Valle de las Garzas. En el mar, frente a San Pedrito, se formó un gran remolino en el mar.  

Los daños fueron severos en las colonias Libertad y la Burócrata. El Hotel Costa Real no soportó los sacudimientos y se vino abajo con muchos huéspedes y trabajadores dentro. Tan solo en este lugar hubo treinta y nueve muertos. Se dice que este lugar de hospedaje ya se encontraba dañado desde el temblor que se registró diez años antes. 

La plaza o complejo comercial conocido como Plaza Santiago, también se vino abajo. El mercado 5 de mayo, centro de abastos popular del puerto, que era de una sola planta, sufrió tan severos daños, que tuvo que ser demolido y construirse uno nuevo. Por su parte, la clínica 10 del Imss en Salagua quedó tan sentida, que tuvo que ser desalojada y dejar de utilizarse.  

Manzanillo quedó sin energía eléctrica y telefonía, que hay que decir que en ese tiempo aún se trataba de la fija, pues los móviles aún no habían llegado. Sin lugar a dudas, el terremoto de 1995 fue uno de los hechos que más sacudieron a los porteños en su historia, dejando no solo muertos, heridos, damnificados y daños materiales y económicos, sino muchas lecciones y aprendizaje, además de mucho dolor y tristeza, sobre todo en aquellos hogares y familias que fueron tocados más de lleno por la desgracia. Por lo tanto, es un hecho que quedó en nuestra historia, marcado con letras indelebles.