Familia Orduña Chávez, 95 años aportando a la vida comercial y social de Manzanillo


*Abrieron primer bar de la ciudad, primer lavado de autos y búngalos

*Fundadores del Club de Leones, el Club Náutico y tres tiendas de ropa

La familia Orduña Chávez ha contribuido al desarrollo de Manzanillo en su vida comercial y social desde principios del siglo pasado, estando entre sus miembros destacados Don Vidal Orduña, Don Arturo Orduña González, Doña Zenayda Chávez, Don Arturo Orduña Chávez y Karla Orduña Bañuelos.

Don Arturo Orduña González.

EL ELEGANTE SALÓN PARÍS, DE PIPA Y GUANTE, FRENTE AL JARDÍN GALVÁN

Allá por inicios de la década de los treinta, Vidal Dávalos abrió en 1926 el primer bar que hubo en Manzanillo, al cual le impuso el nombre de Salón París.

En nuestro puerto había muchas cantinas, como se dice popularmente, “de mala muerte”, pero el Salón París era un lugar donde se comía muy bien, había música en vivo y, curiosamente, según atestiguan las fotos de la época, muchos de los parroquianos vestían con traje de lino y sombrero Sarakof.

Éste lugar se encontraba sobre la calle Francisco I. Madero, frente al jardín Galván, viendo hacia su kiosco, y teniendo a su mano derecha la vieja presidencia municipal de un solo piso con su escudo nacional con el águila de frente coronando su fachada.

Éste tuvo su época de gloria durante los años cuarenta, cuando pasó a ser administrado por su hijo, el jalisciense Arturo Orduña González.

Doña Zenayda Chávez de Orduña.

LA PRIMERA CASA ZENY, 17 AÑOS EN LA CALLE MÉXICO

Era un lugar muy aclientado y exitoso, sin embargo, su esposa, Doña Zenayda Chávez, quien también era muy emprendedora, convenció a su marido de emprender en nuevo negocio de un giro distinto que prometía tener éxito en Manzanillo, como era la moda.

Es por esto que en el año de 1943 abrieron la legendaria Casa Zeny, que tuvo como su primer domicilio la Calle México, en el local ubicado entre la Fotografía Cárdenas de Don Federico, y El Hotel Colonial de Don Francisco Moreno.

Pronto pasó a ser la más socorrida para la compra de ropa de buena marca para hombres y mujeres.

LA CASA ZENY EN SU ÉPOCA DE GLORIA EN LA CARRILLO PUERTO

Al poco tiempo tuvieron que cerrar el Salón París para atender al nuevo negocio, que iba viento en popa. Con sus ahorros, el matrimonio Orduña Chávez compró en 1960 un terreno sobre la roca del llamado Cerrito de la Ciudadela, estribación del Sector 1, al costado de la Calle Carrillo Puerto, que por ese entonces era la segunda vialidad en importancia de la ciudad, domicilio donde la Casa Zeny tuvo su época de gloria.

CLUB DE LEONES, CLUB NÁUTICO, AUTO LAVADO Y BÚNGALOS

El matrimonio participaba activamente en la vida social de Manzanillo, siendo de los fundadores del Club de Leones y el Club Náutico, y con su visión para los negocios, Don Arturo abrió el primer auto-lavado general de autos en 1955, el cual se encontraba frente al Club Náutico, sobre la avenida Niños Héroes, en el Barrio de La Playita de En Medio. También se dedicó a la hotelería.

DESAPARECE LA CASA ZENY EN EL 2014

En su vida comercial en la Carrillo Puerto, a dos cuadras del Jardín Principal, Francisco Orduña Chávez, manzanillense nacido el 21 de febrero de 1946, estuvo al frente del negocio junto a su familia. Pero, en el año 2014, setenta y un años después de su apertura, y tras 54 años en la Carrillo Puerto, la casa Zeny cerró sus puertas de manera definitiva, al sufrir los efectos que todos los comerciantes del centro padecieron ante las prolongadas obras del túnel ferroviario y el puente en San Pedrito.

En coordinación con su hija Karla, la familia también administró los negocios Selecciones Karla y Almacenes Rob. La familia Orduña Chávez ha aportado a Manzanillo mucho desde hace 95 años a través de cuatro generaciones desde su trinchera, que fue principalmente el giro comercial.