La crítica constructiva: Mtra. Nikola Vargova



No lo dudo, que escuchar hablar mal de alguien o criticar el comportamiento de una persona, aunque tiene lugar muy frecuente en nuestra sociedad es un signo de verdadero retraso humano. Las palabras dirigidas a otra persona, aunque no con la intención de producir lesiones físicas, la afectan y pueden generar los daños irreversibles porque en realidad se trata de una actuación dañina, aunque nada más de manera psicológica.

Así como cada cuerpo humano es diferente, cada de nosotros vivimos vidas, que nos ofrecen las oportunidades distintas, pero depende de nosotros mismos que destino nos vamos elegir o por cual camino nos vamos finalmente dirigir. Alguien de nosotros puede ser más activo, hasta puede considerarse de un líder natural y el otro más pasivo, esperando a su oportunidad de vida. Tal vez el primero en su actividad más que cien veces se equivoca, cae y tiene que levantarse al contrario del otro, que todo el tiempo está esperando de manera pasiva, cuando viene su primera y única oportunidad. El primero podemos ver con nuestros ojos como un tonto, o lo criticamos porque se esfuerza demasiado sin lograr el resultado al contrario del segundo, que aprovecha a cien su primera y única oportunidad en la vida. Pero hay que ver, si esto es lo que nos hace feliz, si la constante lucha por nuestras metas nos llena de satisfacción y así con la felicidad.

Si la única oportunidad del aprovechado lo hace feliz, o al contrario porque nunca tuvo que esforzarse y así realmente muy difícilmente puede valorar el precio inmaterial de su oportunidad. En ningún caso no hay lugar para criticar con el objetivo de dañar. Pero en cuando somos capaces de expresar claramente nuestros puntos de vista, siendo empáticos con los otros, podemos hacer una buena crítica constructiva. Si nos preocupa cualquiera de las áreas del desarrollo de las otras personas y en nuestro objetivo es deseo de expresar que aspectos en los que podría cambias desde nuestro punto de vista realizamos una crítica con las mejores intenciones.

Lo mismo es necesario, si queremos mejor desarrollo de todos miembros de nuestra sociedad, hay que hacerlo con la crítica constructiva que como primero requiere el conocimiento del tema. Así mejor que olvidamos criticar al arquitecto que puso color de fachada diferente si nosotros mismos somos enfermeros o meseros sin conocimiento del tema. La crítica constructiva es un juicio de la persona realizado respetuosamente y con visión positiva así la crítica constructiva puede convertirse en un punto de apoyo para crecer y mejorar todos nosotros, reconstruir el tejido social para establecer el crecimiento de nuestra sociedad. Lo triste pasa que muchas veces nos sentimos obligados a defender nuestro valor, y así disminuye nuestra capacidad para absorber y aceptar lo que están diciendo que nos impide reflexionar.

Así como la crítica constructiva misma, su recepción hay que aprenderla para que nos sirve como guía en nuestro desarrollo humano. La transformación de la sociedad a través de crítica si es posible en cuanto entendemos, que los errores más caros son los de nosotros mismos y admitimos que el juicio de los demás sin buscar los culpables sino para emitir comisión del probable error, sirve para que la transformación de todos nosotros puede ser más rápida y efectiva.