Hemodiálisis más caras que trasplantar riñón

Espectaculares postales ofrece la localidad de Quesería, Colima | Foto: El Noticiero de ColimaEspectaculares postales ofrece la localidad de Quesería, Colima | Foto: El Noticiero de Colima

Se propondrá el programa “aferrándose a la vida”; dirigido a los 134 enfermos renales que atiende la secretaría de salud

Más caro le sale al Estado mantener a todos los pacientes que están en hemodiálisis, que preservar el programa de trasplantes renales, en el que las aportaciones se hacían de manera tripartita, dijo Valeria Blanco Luna, quien experimentó durante más de cinco años el tratamiento médico, hasta que fue receptora de riñón.

La hemodiálisis consiste en eliminar artificialmente las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre, a falta de la función natural del riñón.

Valeria Blanco asegura que es más caro mantener las sesiones de hemodiálisis que los trasplantes; respecto a los medicamentos -inmunosupresores- que deben tomar de por vida los trasplantados renales, por el riesgo de rechazo al ser un órgano diferente, “es verdad que son costosos, pero quienes tienen seguro no los pagan. En mi caso gasto más de 10 mil pesos al mes, nunca es exacto, pero ese sería el promedio en las medicinas permanentes que debo tomar”.

Explicó que aunque el legislador Guillermo Toscano Reyes afirmara que hay personas que tienen la capacidad de pagar las hemodiálisis, “el 90% no las tiene; hay gente que deben hacerse tres sesiones a la semana, estamos hablando de más de mil 800 pesos cada sesión, pero sólo tienen para una, porque dicen: ¿o como, o me hago el tratamiento?, entonces, estas personas viven en un estado de contaminación total, con una calidad de vida muy deficiente”.

En una visita a la clínica Sanefro, que de acuerdo a Valeria Blanco es una de las más económicas para el tratamiento, una sola sesión cuesta más de mil 800 pesos; sin embargo, Blanco Luna relató “a mí me tocó ir y venir entre las clínicas por varios años, observando cómo muchísima gente entraban a las 6 de la mañana y salían a las 10, luego otro bloque entraba y salían tres horas después, entran y salen, entran y salen, así es la vida para los enfermos renales. Sea en el Imss, Issste, Sanefro, Gifyt, además de las personas que sólo van a diálisis”.

De manera directa, al preguntársele al diputado Toscano Reyes sobre la viabilidad de los trasplantes en Colima, dijo: “Tenemos que revisarlo, vamos a analizar el tema y lo que sea para bien del ciudadano le vamos a dar para adelante. Mira, aunque el problema de la hemodiálisis tiene que ver con los hábitos alimenticios del ser humano, y es ahí a donde voy enfocado, a las empresas, que de alguna manera coadyuvan a este problema, estamos hablando de empresas como las refresqueras, empresas que pueden sensiblemente aportarnos a combatir un padecimiento que tiene que ver con el hábito alimenticio del ciudadano. Entonces de esta manera nosotros podemos meterles de ese recurso a campañas de prevención, porque no sólo queremos atajar el problema, sino prevenir a las futuras generaciones”.

Toscano aseguró que esta semana propondría el programa Aferrándose a la vida, dirigido a los 134 enfermos renales que atiende la Secretaría de Salud, sin contar a los del Imss, Issste o quienes acuden por su cuenta.

Finalmente, exaltó que los trasplantes son una situación complicada, “porque cuando ya encuentras una persona compatible para el trasplante, hay un tratamiento costoso, de un medicamento de cerca de 30 mil pesos al mes; entonces, es un problema que más que combatirlo atendiéndolo, se debe combatir previniéndolo”, puntualizó.